NOTICIAS
10/09/2018 12:19 CEST | Actualizado 10/09/2018 12:25 CEST

El oncólogo José Baselga cobró tres millones de farmacéuticas pero no lo reveló en sus artículos de investigación

Según una investigación del 'NYT', el prestigioso doctor español publicó artículos y defendió ensayos sin citar este posible conflicto de intereses.

Boston Globe / Getty Images
José Baselga, en una imagen de archivo.

El director médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, el español José Baselga, no divulgó millones de dólares en pagos de farmacéuticas en los últimos años omitiendo estos lazos financieros en docenas de artículos de investigación, según publica The New York Times.

Este diario ha difundido una información en colaboración con ProPublica, una organización de periodismo de investigación sin ánimo de lucro, en la que desvela una mala praxis de Baselga a la hora de publicar sus artículos científicos en prestigiosas publicaciones como The New England Journal of Medicine y The Lancet.

Baselga es una figura destacada en la lucha contra el cáncer, es el director médico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center y ha tenido funciones asesoras con Roche y Bristol-Myers Squibb, entre otras corporaciones.

Ha participado también en start-ups que prueban terapias contra el cáncer y ha desempeñado un papel clave en el desarrollo de fármacos que revolucionaron los tratamientos contra el cáncer de mama.

No siguió las reglas

Según la investigación de The New York Times y ProPublica, Baselga no habría seguido las reglas de divulgación financiera establecidas por la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer cuando era su presidente.

También omitió los pagos que recibió de compañías relacionadas con la investigación del cáncer en sus artículos publicados en la revista del grupo, Cancer Discovery. Al mismo tiempo era uno de los dos editores en jefe de la revista.

Según el reportaje, Baselga dio en 2017 un giro positivo en los resultados de dos ensayos clínicos patrocinados por Roche que muchos otros consideraron decepciones, sin revelar su relación con la empresa.

Desde 2014, había recibido más de tres millones de dólares de Roche en honorarios de consultoría y por su participación en una compañía.

Lapsos "no intencionados"

Baselga no cuestionó sus relaciones con al menos una docena de estas compañías y, en contacto con The New York Times, dijo que los lapsos de revelación no fueron intencionados.

Hizo hincapié en que gran parte de su trabajo en la industria era públicamente conocido, aunque se negó a proporcionar cifras de pago de su participación en algunas nuevas empresas de biotecnología.

"Reconozco que ha habido inconsistencias, pero eso es lo que es", dijo, aunque matizó: "No es que no aprecie la importancia".

Pasé mi carrera cuidando pacientes con cáncer y trayendo nuevas terapias a la clínica con el objetivo de extender y salvar vidas (...). Aunque he sido inconsistente con las revelaciones y reconozco ese hecho, eso está muy lejos de comprometer mis responsabilidades como médico, científico y líder clínico

Las extensas relaciones corporativas del doctor Baselga -y su frecuente olvido en divulgarlas- ilustran lo permeables que son las fronteras entre la investigación académica y la industria, y cómo las revistas médicas y las sociedades profesionales encargadas de vigilarlas imponen los requisitos de información.

Baselga se comprometió a corregir en 17 artículos sus informes de conflicto de intereses, incluidos The New England Journal of Medicine, The Lancet y la publicación que edita, Cancer Discovery.

"Pasé mi carrera cuidando pacientes con cáncer y trayendo nuevas terapias a la clínica con el objetivo de extender y salvar vidas", dijo Baselga, que comentó que "aunque he sido inconsistente con las revelaciones y reconozco ese hecho, eso está muy lejos de comprometer mis responsabilidades como médico, científico y líder clínico".

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'