INTERNACIONAL
05/10/2018 11:02 CEST | Actualizado 05/10/2018 13:06 CEST

Denis Mukwege y Nadia Murad, Premio Nobel de la Paz 2018

Han sido galardonados por "sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra".

AGENCIAS

El congoleño Denis Mukwege y la iraquí Nadia Murad han ganado este viernes el Nobel de la Paz por "sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados" según ha informado el Comité Nobel Noruego.

Ginecólogo y víctima, respectivamente, encarnan una causa planetaria que supera el marco de los conflictos, como evidencia la ola planetaria #MeToo, desatada hace exactamente un año por unas revelaciones de prensa.

"Denis Mukwege y Nadia Murad arriesgaron ambos personalmente su vida luchando valientemente contra los crímenes de guerra y pidiendo justicia para las víctimas", ha indicado la presidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen. "Un mundo más pacífico solo se puede lograr si las mujeres, su seguridad y derechos fundamentales son reconocidos y preservados en tiempos de guerra", ha agregado.

Mukwege (1955) "ha dedicado su vida a defender a las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra" y Murad "es el testigo que cuenta de los abusos perpetrados contra ella y contra otros", ha argumentado el comité Nobel para conceder el galardón.

Lee la entrevista a Mukwege en El HuffPost aquí.

El médico Mukwege y su equipo "han tratado a miles de pacientes que fueron víctimas de esos asaltos", ha condenado "la impunidad de las violaciones masivas y ha criticado al gobierno del Congo y de otros países por no hacer lo suficiente para parar la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra".

En cuanto a Murad (1995), el Comité Nobel ha recordado que es "una de las cerca de 3.000 niñas y mujeres que han sufrido abusos sexuales como parte de la estrategia militar de Estado Islámico que usaban ese tipo de violencia como un arma contra los yazidíes y otras minorías religiosas".

Además, ha destacado que "tras tres meses de cautiverio logró escapar y empezó a denunciar los abusos que habían sufrido ella y otras mujeres". "Tuvo el extraordinario coraje de contar su propio sufrimiento y de ayudar a otras víctimas", ha dicho el Comité Nobel.

Naciones Unidas se ha congratulado por este "fantástico" anuncio que "ayudará a hacer avanzar el combate contra la violencia sexual como arma de guerra en los conflictos". "Es una causa muy importante para las Naciones Unidas", ha precisado la portavoz de la ONU en Ginebra, Alessandra Vellucci.

El Parlamento Europeo, de la mano de su presidente, Antonio Tajani, también ha celebrado la noticia:

Por trigésima vez, el Comité Noruego reparte el Nobel de la Paz entre dos personas, mientras que Murad es la décimo séptima mujer en recibir el prestigioso galardón, entregado por primera vez en el año 1901.

Ambos suceden en el palmarés a la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), reconocida en 2017 por su activismo para alertar de las "catastróficas consecuencias humanitarias" del uso de este tipo de armamento. En 2016, el galardón recayó en el entonces presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por su acuerdo de paz con las FARC, y un año antes el comité premió la labor del Cuarteto para el Diálogo Nacional de Túnez.

Para la edición de este año se habían presentado un total de 331 candidaturas, la segunda mayor cifra de la historia, solo superada por los datos de 2016. De los 331 aspirantes, 216 correspondían a personas, mientras que las 115 restantes eran de grupos u organizaciones, según el comité.

ESPACIO ECO