INTERNACIONAL
07/02/2019 14:02 CET | Actualizado 07/02/2019 15:52 CET

¿Por qué encalla una y otra vez el Brexit?

Por la frontera irlandesa: aquí tienes las claves para entenderlo.

EFE
Imagen de archivo de un cartel sobre la frontera con Irlanda del Norte.

Cuando unos dicen que sí, otros dicen que no. Cuando parece que todo está encauzado, todo vuelve a complicarse... Y siempre suele ser por lo mismo. El Brexit encalla una y otra vez por la frontera irlandesa. Lograr que permanezca abierta tras la salida de Reino Unido de la UE ha resultado ser el punto más conflictivo en la negociación y para lograr que sea aceptado por el parlamento el gobierno quiere que Bruselas lo modifique.

¿Pero qué está pasando exactamente con este asunto?

Con la salida de Reino Unido de la UE, los 500 kilómetros de frontera que separan la provincia británica de Irlanda del Norte de la República de Irlanda -país miembro de la UE- se convertirán en la principal frontera terrestre del país.

Si Reino Unido sale del mercado único y de la unión aduanera, sinónimos de libertad de circulación y normas aduaneras comunes, habrá que instaurar controles fronterizos.

Habitantes y empresas de ambos lados insisten en la necesidad de mantener una frontera tan invisible como sea posible dado que 31% de las exportaciones norirlandesas van a Irlanda (según cifras de 2016) y unas 30.000 personas cruzan diariamente la línea divisoria.

Se teme también que la reinstauración de una frontera con controles policiales fragilice el acuerdo de paz del Viernes Santo que en 1998 puso fin al conflicto irlandés, con una gran contribución de la UE para reforzar los lazos ente las dos Irlandas.

La policía considera que cualquier infraestructura en la frontera podría convertirse en blanco de grupos paramilitares disidentes.

A vueltas con el 'backstop'

El acuerdo de Brexit sellado por Londres y Bruselas en noviembre -y rechazado ampliamente por el parlamento británico en enero- incluye un dispositivo denominado 'backstop' o 'red de seguridad' que solo debería entrar en vigor si no se encuentra una solución mejor en el marco de la futura relación que ambas partes deben aún negociar.

El problema se resolvería con la creación en el futuro de una zona de libre comercio entre Reino Unido y la UE, pero si esta no se ha logrado establecer al final del periodo de transición -previsto hasta finales de 2020 pero prolongable hasta 2022- el dispositivo 'de seguridad' entraría en vigor.

El 'backstop' prevé que Irlanda del Norte se rija por la reglas del mercado único europeo, con lo que se evitarían los controles aduaneros, y quede dentro de la unión aduanera para no tener que aplicar aranceles.

Además, para evitar tener que imponer controles administrativos entre Irlanda del Norte y la isla de Gran Bretaña, el resto del Reino Unido también permanecería en una unión aduanera con la UE.

Ambas partes pueden poner fin a este mecanismo en cualquier momento, pero solo de mutuo acuerdo. El hecho de no poder hacerlo unilateralmente hace temer a los diputados euroescépticos que el 'backstop' acabe manteniendo a Reino Unido atrapado en la UE indefinidamente.

El pequeño partido unionista norirlandés DUP se opone a esta solución porque establece un tratamiento para Irlanda del Norte diferente al del resto del país, algo para ellos inaceptable.

La propuesta con la que llega May a la UE

Pero sus diez diputados, así como buen número de rebeldes del Partido Conservador de Theresa May, podrían aceptar el acuerdo si la primera ministra lograse suprimir el 'backstop'.

Los diputados aprobaron una enmienda que pide remplazarlo por unos imprecisos "arreglos alternativos para evitar una frontera dura" en Irlanda.

Esto es lo que la jefa del gobierno debería proponer a los otros 27 miembros de la UE. Sin embargo, Bruselas reiteró inmediatamente que 'el Acuerdo de Retirada no es renegociable' y el gobierno de Irlanda se opuso en un comunicado a dejar de lado el 'backstop'.

El ministro polaco de Relaciones Exteriores, Jacek Czaputowicz, había sugerido la semana pasada que se pusiera un límite temporal de cinco años a este dispositivo, pero su homólogo irlandés, Simon Coveney, rechazó la idea.

EL HUFFPOST PARA SKODA