POLÍTICA
20/02/2019 18:17 CET | Actualizado 20/02/2019 18:20 CET

Bassa: "El referéndum nunca fue un acto concluyente para la independencia"

El 1-O, dice la exconsellera de Trabajo, era una "forma de compromiso institucional con la ciudadanía". "Fue un acto más dentro de la legislatura, nunca fue un acto concluyente", insiste.

La exconsellera de Trabajo catalana Dolors Bassa ha reconocido que "el referéndum no fue nunca un acto concluyente, y menos para la independencia", sino que su finalidad no era otra que forzar una negociación con el Estado, sustentada en el apoyo de la gente que fue a votar.

Bassa, acusada de un delito de rebelión agravado por malversación por el que la Fiscalía pide 16 años de prisión y la Abogacía 11 años y medio de cárcel, se ha referido así en la quinta sesión del juicio del procés que se celebra en el Tribunal Supremo.

"Nunca la independencia se pretendió llevar después del referéndum, siempre se planteó como algo pactado" tras un proceso de acuerdo y negociación que, ha precisado, se llevaría a cabo "durante el tiempo que fuese necesario". Y ha puntualizado: "La prueba es que estamos aquí y no ha habido independencia".

Bassa ha restado valor al referéndum al manifestar que "no era un acto concluyente" que sirviera para proclamar la independencia, como sí recogía la Ley del Referéndum -aprobada por el Parlament y suspendida por el TC- sino que siempre se entendió como "un acto para invitar al diálogo, para poder llegar a negociación y pacto".

En su interrogatorio con el fiscal Fidel Cadena, ha explicado que el referéndum surgió de la ruptura del pacto de legislatura entre JxSi y la CUP, un escenario que abocaba a dos opciones: "si se iba a elecciones, algo que es potestad del presidente, o si se buscaba un consenso".

"El consenso fue hacer un referéndum como una forma de compromiso institucional con la ciudadanía. Fue un acto más dentro de la legislatura, nunca fue un acto concluyente y menos para la independencia", ha subrayado.

"Con la proporción adecuada"

Bassa se ha desmarcado del resto de acusados hasta el punto que ha dicho que le parecía muy bien que "impidiesen la celebración del referéndum", pero "con la proporción adecuada". En su opinión, se podían haber hecho muchas cosas como "desnaturalizar el resultado o llevarse las urnas cuando la gente había acabado de votar".

"Se me ocurren mil maneras de impedir un referéndum sin atacar a la gente. De ninguna manera pensé nunca que vería lo que vi", ha añadido.

EL HUFFPOST PARA IKEA