BLOGS
16/03/2013 09:54 CET | Actualizado 15/05/2013 11:12 CEST

¿Francisco o Francisco I? El nombre del nuevo papa en las recomendaciones lingüísticas de la semana

En un primer momento, los medios comenzaron a llamar al nuevo papa Francisco I, con ordinal, incluida la propia agencia de noticias del Vaticano. Parecía lógico, pues el antecedente más cercano que teníamos de un pontífice que eligió un nombre inédito en la historia papal fue Juan Pablo I.

Segundo cónclave del siglo XXI. Quinta votación. Tercera fumata. Habemus papam. Cardenal Jorge Mario Bergoglio. ¿Francisco I o Francisco, sin ordinal? Veamos.

En un primer momento, los medios comenzaron a llamar al nuevo papa Francisco I, con ordinal, incluida la propia agencia de noticias del Vaticano. Parecía lógico, pues el antecedente más cercano que teníamos de un pontífice que eligió un nombre inédito en la historia papal fue Juan Pablo I, lo que nos llevó a defender esta postura.

Sin embargo, poco se tardó en cuestionar la presencia de ese numeral junto al nombre de Francisco y comenzó el debate que generó una gran confusión en los medios de comunicación.

Y es que si acudimos a la tradición vaticana, observamos que cuando un pontífice elige un nombre que no ha llevado ninguno de sus predecesores, como ha hecho el cardenal Bergoglio, no se añade el ordinal primero.

El ordinal, por tanto, empieza a utilizarse cuando otro pontífice adopta ese mismo nombre. De ese modo, el actual papa será Francisco hasta que alguno de sus sucesores decida tomar el nombre de Francisco II. A partir de entonces será llamado Francisco I, tal como ha señalado el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, a distintos medios de comunicación.

Lo curioso es que esa tradición se rompió en 1978, cuando al cardenal Luciani, que eligió por primera vez un nombre compuesto, se le añadió desde el momento de su proclamación el ordinal.

Los motivos de esta decisión no están claros, aunque son muchos quienes apuntan a un error, pero lo cierto es que fue llamado Juan Pablo I, y así lo anunció el entonces protodiácono.

Quizá sea este el motivo de la confusión que se produjo en los primeros momentos tras el anuncio de la elección de Bergoglio. Finalmente, tras las declaraciones de Lombardi y de cotejar que el Vaticano usaba la denominación sin numeral, en la Fundación del Español Urgente publicamos el jueves una recomendación en la que señalamos que, por estos motivos, el nombre oficial del nuevo papa es Francisco y no Francisco I.

Ilustración: @MoxParadox.

Entre el resto de las recomendaciones lingüísticas que hemos publicado a lo largo de la semana destaco dos relacionadas con el mundo del motor y el uso de extranjerismos innecesarios que en muchas ocasiones se emplean en las informaciones relacionadas.

En la nota del lunes, con motivo de la 83.ª edición del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, recogimos algunas de las voces extranjeras que se usan innecesariamente en las noticias sobre las novedades automovilísticas, como un modelo one-off en lugar de modelo único; concept por prototipo; spoiler trasero por alerón o motor boxer en vez de motor de cilindros opuestos.

Pero donde el uso de anglicismos se hace más notable es en las retrasmisiones y crónicas sobre el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, que comienza este fin de semana en Melbourne.

Por ello, el viernes propusimos algunas alternativas en español para los principales términos y expresiones extranjeras que aparecen en estas informaciones y que encuentran una sencilla solución en nuestro idioma, como slicks y full wet (neumáticos lisos y de lluvia); warm up lap y pole position (vuelta de calentamiento y primera posición en la salida); grip (adherencia) o safety car (coche de seguridad).

Para terminar, en la recomendación en vídeo de esta semana nos ocupamos de la expresión segar vidas, que se confunde frecuentemente con sesgar vidas.