BLOGS
13/12/2013 07:32 CET | Actualizado 11/02/2014 11:12 CET

El poder transformador del Yoga

A menudo se habla de los beneficios que tiene el yoga para el cuerpo físico, o lo bueno que es su práctica para reducir el estrés. Pero quedarse aquí sería dar una visión demasiado pobre, intelectual y científica del Yoga. Y es que uno empieza a hacer Yoga y termina viviendo Yoga.

AOMM.TV

A menudo se habla de los beneficios que tiene el yoga para el cuerpo físico, o lo bueno que es su práctica para reducir el estrés. Pero quedarse aquí sería dar una visión demasiado pobre, intelectual y científica del Yoga. Y es que uno empieza a hacer Yoga y termina viviendo Yoga. Se convierte en una parte de ti, tan necesaria para dar equilibrio a tu vida, mantenerte sereno y relacionarte de una manera más positiva contigo mismo y con el mundo que te rodea.

¿Qué tiene entonces el Yoga que ya no puedes prescindir de él? Esa mente silenciosa y atenta, esa respiración serena y apacible, ese momento del día en el que te permites estar contigo y nada más, y ese lugar en tu interior que crece cada día, donde la consciencia y el momento presente cada vez tienen más peso. El estado meditativo en el que te sumerges cuando haces Yoga es la simiente que más tarde brotará, y si la cuidas con cariño convirtiéndote en su atento jardinero, dará sus frutos, alimentándote no solo a ti, sino también a quienes hay a tu alrededor.

Foto: AOMM.TV.

La atención y la consciencia que trae el Yoga a tu vida son el punto de partida desde donde podrás observarte a ti mismo y reaccionar ante los sucesos de la vida desde una nueva perspectiva más serena y libre de dramatismos. Y desde allí podrás tomar decisiones correctas en lugar de reaccionar de manera inconsciente. Cualidades tan deseables como la ecuanimidad o la empatía van desarrollándose en tu Ser, convirtiéndote en alguien emocionalmente maduro, capaz de ponerse en el lugar del otro y de perdonar.

Observar la práctica cada día, darse cuenta de que tu cuerpo se siente de manera diferente ante una misma asana o atestiguar la evolución en la práctica se convierten en vehículos que te llevarán a aceptar los cambios que se producen en tu vida, y también en tu cuerpo, de forma que incluso quieras apostar por ellos. La constancia en la práctica te llevará a conseguir pequeños o grandes logros, como conquistar aquella postura que te tenía atemorizado o permanecer más tiempo en posturas de equilibrio; te dará la confianza en ti mismo y en tus posibilidades y te hará entender que al final todo es cuestión de práctica. Esta confianza se extenderá a todos los ámbitos de tu vida, mejorarán tus relaciones personales, e incluso te permitirás llevar a cabo proyectos olvidados que dabas por imposibles.

El Yoga transforma cada momento en un hermoso espacio de observación, y el aburrimiento en una oportunidad para la contemplación. Donde antes sólo esperabas a tu acompañante que llega tarde a la cita, ahora te descubres viendo las nubes pasar, mirando aquel niño que juega en el parque o sintiendo el sol en la cara, maravillado ante el milagro de la vida. Tal vez decidas tirar el cigarro antes de terminarlo o hacerte vegetariano; regalarte aquellas vacaciones que nunca te has concedido o pasar más tiempo con tu familia. O quizás sólo cierres los ojos y observes qué sucede en tu interior....

Nunca se sabe hasta dónde puede llegar el poder transformador del Yoga.

¡Haz Yoga! ¡Vive Yoga!

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'