El CGPJ responde a Montero alegando que exigían un informe en 15 días y "ese plazo es imposible"

El Poder Judicial contesta a la ministra de Igualdad que sus informes no son ideológicos sino técnicos.
El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en una imagen de archivo.
El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en una imagen de archivo.
Álex Cámara/Europa Press via Getty Images

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) achaca el retraso en emitir informe sobre el anteproyecto de Ley del aborto a que el Gobierno tardó un mes en remitírselo y le exigía tenerlo listo en 15 días. “Ese plazo es imposible”, señalan fuentes del órgano de gobierno de los jueces a Europa Press.

La reacción del CGPJ llega después de que la ministra de Igualdad, Irene Montero, haya criticado ese retraso en el informe, que es preceptivo, sobre la reforma del aborto -que fue aprobada este martes en el Consejo de Ministros-. En una entrevista en TVE, Montero ha acusado además al Poder Judicial de intentar poner obstáculos a las leyes feministas.

“Sería raro que viese con buenos ojos un avance en derechos feministas, nunca lo ha hecho, siempre los ha cuestionado ha tratado de poner trabas”, ha explicado Montero en esa entrevista en la que ha acusado al órgano presidido por Carlos Lesmes de no hacer su trabajo y de incumplir plazos.

Un proceso complejo

Ante esto, las fuentes consultadas en el seno del CGPJ explican que el proceso de elaboración de los informes en el consejo es más complejo cuando de trata de materias relacionadas con los derechos fundamentales y son especialmente sensibles.

Así, indican que al trabajo de los ponentes hay que añadir además la aportaciones del resto de los vocales para conseguir el máximo consenso, y recuerdan que ya ocurrió por ejemplo con otros informes como el de la ley de delitos contra la libertad sexual o la conocida como ley ‘trans’, que consiguieron el voto unánime de los miembros del consejo.

En cuanto a la acusación de poner trabas a los proyectos feministas, explican que los informes del CGPJ “no son ideológicos sino técnicos” y recuerda que, por ejemplo, la ponencia de esas dos leyes fue aprobada con el voto de los vocales de todos los sectores, desde los propuestos por el PP hasta los propuestos por IU o el propio PSOE.

Se da la circunstancia de que el Ejecutivo siguió adelante con la tramitación de la reforma de la ley del aborto a pesar de que faltaba el informe del CGPJ. “Conocen la ley, saben cuáles son sus plazos, y no han hecho sus trabajo; el Gobierno ha cumplido con toda la ley”, apostillaba Montero hoy.