POLÍTICA
29/06/2021 13:17 CEST | Actualizado 29/06/2021 15:14 CEST

Luz verde a la Ley Trans y LGTBI: esto es lo acordado finalmente por el Gobierno

La norma permitirá el cambio de sexo en el registro a partir de los 16 años sin necesidad de informe médico ni testigos.

Isabel Infantes Morcillo via Getty Images

Por fin, tras meses de estancamiento por los desacuerdos en el Ejecutivo y un largo pulso entre los socios de Gobiernos, el Consejo de Ministros ha aprobado este martes el anteproyecto de ley trans y de derechos LGTBI. Una norma que permitirá el cambio de sexo en el registro a partir de los 14 años sin necesidad de informe médico ni testigos y que ha sido objeto de polémica los últimos meses. 

No es la ley que presentó en febrero Igualdad ni la que otros grupos registraron en mayo en el Congreso, sino una unificación de esa ley y la redactada sobre los derechos LGTBI, que inicialmente iban a ser dos anteproyectos diferentes. “Son políticas que permiten mejorar la vida de la gente y garantizar su felicidad”, ha asegurado Irene Montero, quien ha puesto en valor que la nueva norma “nos sitúe en la vanguardia europea en un contexto en el en que algunos países hay un cuestionamiento profundo de personas LGTBI y trans”. 

El texto, presentado un día después del Día Internacional del Orgullo LGTBI, aprueba la autodeterminación de género a partir de los 14 años -no de los 12 como pedían los colectivos e Igualdad-. Un punto con el que se ha mostrado contrario parte del PSOE y la misma Carmen Calvo y que finalmente han acordado con la condición de que la persona trans deberá ratificar su cambio registral tres meses después de solicitarlo. 

 “Reconocemos el derecho a la libre autodeterminación de género, acabamos con la patologización y reconocemos el derecho de los niños, niñas y niñes a ser escuchados”, ha asegurado Montero. “En este ámbito damos también un paso de gigante en el reconocimiento de los derechos de los niños”, asegura. 

Las medidas LGTBI

En la ley se incorpora “una batería importante de medidas” para proteger los derechos LGTBI de forma integral y “con medidas en todos los ámbitos”. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Las mujeres lesbianas, bisexuales y sin pareja tendrán acceso a las ténicas de reproducción asistida. También a las personas trans que pueden gestar.
  • La filiación de los hijos e hijas de mujeres lesbianas o bisexuales. 
  • La prohibición de las terapias de conversión. 
  • Legislación de los derechos fundamentales de personas intersexuales. 
  • Régimen de sanciones a las discriminaciones en diferentes ámbitos.

Montero ha querido concluir su intervención en la rueda de prensa con un mensaje a las personas trans y LGTBI: “No están solas, tienen gente que les quiere y gente que no les conoce de nada pero que están ahí empujando para la garantía de los derechos, tienen un Gobierno aliado para convertir en ley todos los derechos que se pueden ver vulnerados”. 

Juan Carlos Campo: “Es motivo de alegría”

El ministro de Justicia también ha celebrado que la ley haya llegado al Consejo. “Un día que se reconocen derechos es un motivo de enorme alegría”, ha señalado. “Ha sido un placer trabajar conjuntamente y tengo que hacer extensivo, cómo no, al papel de la vicepresidenta primera y contar con una persona sensible con estos temas como ninguna otra es motivo de solidez”. 

“Esta ley tiene una triple dirección: la igualdad real de estos colectivos, la prevención y la eliminación de toda forma de discriminación y el procedimiento y requisitos para la modificación registral”, ha señalado el ministro Campo. La norma, ha añadido, “reconoce derechos y permite que estos sean reales y efectivos” en diferentes ámbitos. 

En cuando a la rectificación registral del sexo, Campo ha dicho que España “se pone a la vanguardia de Europa” siguiendo una tradición de otros países que ya lo hicieron antes. 

 

En cuanto a los menores de edad, la autodeterminación de género se hará de la siguiente manera: 

  • De 12 a 14 años “es una edad clave”, dice Campo. “Se puede hacer el cambio registral pero hay que valorar la madurez y la estabilidad y esos son los dos elementos que permitirán lo que diré ahora. Entre los 12 y 14 será una resolución judicial la que lo determine”.
  • En el caso de los menores de 14 a 16 años, el ministro ha precisado que solo hará falta que acudan al Registro acompañados de sus padres o, si estos no están de acuerdo, de un defensor. El menor acudirá a una primera comparecencia ante el encargado del Registro Civil, recibirá un formulario y la información sobre las consecuencias jurídicas, el régimen de reversión y las medidas voluntarias de apoyo. Una vez que el menor disponga de toda esta documentación, “para marcar la estabilidad de la decisión”, deberá regresar a los tres meses para confirmar o no su deseo de cambiar la mención del sexo en su DNI. Desde ese momento, el encargado del Registro Civil tendrá un plazo máximo de un mes para realizar el cambio.

En cuanto a la reversión, es posible. “Pero con madurez, estabilidad”, dice Campo. Para ello deben pasar seis meses y debe haber un expediente judicial. 

Críticas de algunas asociaciones

Algunas asociaciones y colectivos de personas trans celebran la ley pero a medias y critican que se hayan dejado fuera medidas que para ellos son fundamentales. 

Desde la Plataforma Trans denuncian “que el anteproyecto sea una fusión de las dos leyes, lo que supone un incumplimiento del acuerdo programático del Gobierno. Lo que se ha traducido en un claro recorte de derechos trans,  de 53 páginas, sólo 3 hacen mención a las personas trans. De nuevo son la parte más vulnerable la que se castiga sin un marco propio, integral y transversal”. 

 Por otro lado, denuncian también que se desprotege a las infancias trans y deja fuera algunas medidas como las que incluirían a las personas trans migrantes como beneficiarias del cambio de nombre y sexo en los documentos administrativos y la exclusión de la medida de poner una casilla en el DNI para personas no binarias. 

“Sabemos que se puede mejorar, pero esta es una norma para celebrar”, ha dicho la ministra de Igualdad, consciente de estas críticas. 

Reacciones de otros partidos

Ahora queda un largo camino en el que la ley puede ser modificada, además de las enmiendas en el Congreso. El PP ya ha apelado este martes a los diputados socialistas que cuestionan la autodeterminación de género recogida a apoyar las enmiendas que presentará su grupo parlamentario para contar con seguridad jurídica y proteger a los menores.

Tanto el PP como Vox han dejado claro su rechazo a la posibilidad de cambiar de sexo en el registro sin necesidad de informe médico ni testigos a partir de los 14 años. “Hay una mayoría parlamentaria suficiente para que esta ley pueda salir de esta Cámara sin necesidad de generar esa inseguridad jurídica y esa desprotección a los menores. Instamos a todos esos diputados que no están de acuerdo con la autodeterminación de género que apoyen esas enmiendas”, ha manifestado en rueda de prensa en el Congreso la portavoz popular, Cuca Gamarra.

Sobre la posibilidad de que recurrir la ley ante el Constitucional, ha indicado que estarán a atentos a los informes que debe recabar el anteproyecto antes de llegar al Congreso y que adoptarán las medidas que consideren oportunas tras la tramitación parlamentaria.

El PP ve necesaria una ley trans, pero cree que la diseñada por Igualdad “va a suponer el borrado de las mujeres” en las políticas aprobadas para protegerlas. “Las mujeres españolas no hemos llegado hasta aquí con lo que nos ha costado para que ahora se nos empiece a invisibilizar con la autodeterminación de género”, ha manifestado en línea con los argumentos de una parte del movimiento feminista y también con los postulados que ha defendido la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

Gamarra ha considerado que el anteproyecto demuestra que el PSOE depende de “minorías ideológicas radicales para mantenerse en la Moncloa”.

Vox, en su línea ultraconservadora

Por su parte, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha tachado la norma de “absurda y perversa”, ha prometido que la derogarán si gobiernan y ha confiado en que el PP siga también ese camino, derogando legislaciones autonómicas similares.

Espinosa de los Monteros ha rechazado que menores que no pueden ni beber, ni fumar sean considerados en este anteproyecto suficientemente responsables como para acudir al registro civil por su cuenta para cambiar su sexo y ha abogado por el cierre del Ministerio de Igualdad. 

NUEVOS TIEMPOS