ECONOMÍA
23/03/2020 21:40 CET | Actualizado 30/03/2020 09:53 CEST

El futuro brillante de las energías renovables

No son solo las multinacionales las que tienen por delante un prometedor camino dentro de la industria de las energías renovables.

Las energías renovables están viviendo su mejor momento. España es el sexto país más ecológico del mundo, solo por detrás de los países nórdicos y Eslovenia, y además es líder en la producción de varias energías verdes. Tras la firma del Acuerdo de París y con la aprobación desde Bruselas de un proyecto de ley para frenar el cambio climático, a las compañías españolas del sector energético se les presentan nuevas oportunidades para seguir creciendo en el futuro.

Pero no son solo las multinacionales las que tienen por delante un prometedor camino dentro de la industria de las energías renovables. Es también el momento perfecto para el nacimiento de nuevas start-ups en el sector de las cleantech y las fintech, así como también para el pequeño inversor que quiera aprovechar que plataformas online especializadas en social trading como eToro te permiten formar parte de este mundo tan solo con una pequeña inversión de 200 euros.

Para comprender el momento actual de las renovables en España hace falta que nos traslademos a hace tan solo unos años. En 2015, y no sin polémica, el gobierno de Mariano Rajoy aprobaba el “impuesto al sol”, un nuevo gravamen obligatorio por utilizar la red eléctrica para todo aquel que generara energía solar, incluso si era de autoconsumo. No tardaron en reaccionar las organizaciones ambientales del país, que lo veían como una traba en el camino del desarrollo energético sostenible.

Tampoco mostró su apoyo el PSOE, en aquel entonces en la oposición. No es de extrañar, pues, que tres años después, y con Pedro Sánchez ya en Moncloa, se decidiera eliminar el impuesto. La decisión de los socialistas marcó un antes y un después en la industria de las renovables y abría camino a un futuro muy prometedor. Las compañías del sector lo tienen todo a su favor ahora que se han anunciado otras medidas para llegar a la economía descarbonizada en 2050.

Energías renovables

 

En su estudio sobre Energías Renovables, el Observatorio Sectorial DBK analizaba el futuro más próximo de la industria en España. Siempre según este informe, la energía eólica (la más importante en el país) aumentará en un 20% en 2020, mientras que la energía solar fotovoltaica se duplicará hasta los 9.000 megavatios. Aunque el crecimiento en 2019 no fue tan pronunciado como años anteriores, se espera que eso cambie en los próximos meses.

En mayo de 2019, la Unión Europea aprobó el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, o PNIEC, presentado por España. De hecho, fue el único de los 28 Estados miembro en recibir el visto bueno de Bruselas con una clasificación de 52,4 sobre 100. La baja puntuación se debe a que el plan diseñado no permitiría lograr la meta impuesta por la UE de emisiones libres de gases de efecto invernadero para el año 2050. Aun así, todavía hay tiempo de rectificarlo.

España deberá tomar nota de los comentarios que han hecho desde Bruselas para terminar de diseñar el plan de acción para llegar a un 2050 donde se usen energías renovables por completo. Pese a no ser perfecto, el borrador consiguió llevarse los elogios de varios expertos y algunos incluso pusieron España como un referente para la lucha contra el cambio climático y la contaminación. Si solo fuera por España, la Unión Europea podría cumplir los objetivos del Acuerdo de París.

Para analizar el futuro de las energías renovables en España no hay que olvidarnos de otro sector clave: las cleantech. En los últimos años, ha nacido este concepto que hace referencia a aquellas empresas cuyos productos y servicios se ayudan de la eficiencia energética y el uso de energías renovables para hacer el mínimo impacto negativo en el medio ambiente. En España, son muchas las start-ups que apuestan por las tecnologías limpias y ya son un punto de referencia en Europa.

Por otro lado, la energía renovable que promete el mayor crecimiento en los próximos años en territorio español es la eólica. El grupo Alfanar construirá próximamente un total de 21 parques eólicos en varios puntos de la península gracias a los 385 millones de euros que le ha facilitado el Banco Europeo de Inversiones. Esto, al mismo tiempo, generará empleo. Se considera que, solo para estas plantas, se necesitarán 1.900 personas para su construcción y 170 para su funcionamiento posterior.

No es solo en España donde se pronostica un futuro brillante para las energías renovables. La industria lo tiene todo a su favor también a nivel mundial gracias a unas características únicas que las diferencian de las tradicionales. A diferencia del petróleo, el gas natural o la energía nuclear, son inagotables y por ahora no presentan riesgo de fluctuaciones de precio y cambios en su regulación. Además, las renovables tienen un gran poder de atracción de socios y clientes.

Energías renovables

Si tenemos en cuenta las últimas tendencias en el sector energético, podemos tener una idea de cómo será este futuro. Por un lado, cada vez más el gas natural y las energías renovables están situándose por delante del carbón, mientras que aquella energía eléctrica generada por el viento o los rayos solares se están imponiendo entre las renovables. Delante de estos cambios se sitúan grandes corporaciones como las estadounidenses Facebook y AT&T.

Volviendo al caso concreto de España, su crecimiento parece imparable. Habrá que ver en qué se concretan los planes del partido socialista y sus promesas de la campaña electoral cuando Pedro Sánchez sea finalmente investido, pero por ahora parece que tienen claro qué hay que hacer para conseguir los objetivos del Acuerdo de París. El camino para llegar a una descarbonización de la economía nacional será largo, pero si se consigue para 2050, habrá muchas ventajas: menos contaminación, más control local y más puestos de trabajo.

#JUNTOS