Escrivá prevé ampliar el período de cálculo de pensiones a partir de 2027

Escrivá prevé ampliar el período de cálculo de pensiones a partir de 2027

Se trata de la propuesta planteada los agentes sociales de aumentar el cómputo de 25 a 30 años, descartando los dos peores.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una imagen de archivo.
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en una imagen de archivo.Jesus Hellín/Europa Press via Getty Images

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones prevé comenzar a ampliar el periodo de cálculo de las pensiones desde 2027, según consta en la documentación presentada a los agentes sociales con los que este jueves se han vuelto a sentar a negociar sin demasiados avances.

Según el borrador planteado a patronal y sindicatos, al que ha tenido acceso EFE, el nuevo sistema -que supone pasar progresivamente de 25 a 30 años cotizados pero computando solo los 28 mejores- comenzaría a aplicarse en 2027 y hasta 2038.

La transición duraría 12 años, sumando cada año 5 meses de los que computarían los 3 mejores, eliminándose de oficio las bases de cotización de menor importe.

La propuesta del ministerio incluye el destope progresivo de las bases máximas de cotización, que se incrementarán un 30%, así como el destope de la pensión máxima, que subirá un 3% en el mismo periodo, aunque con la idea de aumentarlas también un 30% más adelante.

Subida vinculada al IPC

La base máxima de cotización se elevará 1,154 puntos durante 26 años, entre 2025 y 2050, mientras que para la pensión máxima el incremento será de 0,115 puntos cada año. A partir de 2050, recoge el documento, se tendrá que establecer cómo llegar a un destope del 30% también para la pensión máxima.

El borrador establece que todas las pensiones contributivas, incluida tanto la mínima como la máxima, subirán cada año en el porcentaje equivalente al valor medio de las tasas de variación interanual de inflación de los doce meses previos a diciembre del año anterior.

El resultado de esta fórmula, introducida con la reforma de las pensiones de 2021, se aplicará a las bases máximas de cotización a la Seguridad Social que también quedarían ligadas a la evolución de la inflación.

El borrador no dice nada de las bases mínimas, que se revalorizan cada año en la misma proporción que el salario mínimo interprofesional (SMI). Tanto la adecuación del periodo de cómputo como el incremento de las bases máximas son dos hitos comprometidos con Bruselas antes de final de este año.

El mecanismo de equidad intergeneracional, hasta 2050

Junto a estos puntos, entraría un cambio en el mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) -subida de 0,6 puntos de las cotizaciones que entra en vigor el próximo enero- que pasaría a aplicarse ya de forma automática hasta 2050, en lugar de durante los 10 años inicialmente previstos.

Tras la reunión mantenida este lunes, el Ministerio de Inclusión ha defendido que el nuevo sistema “protege mejor las pensiones de los nuevos entrantes en el mercado de trabajo ante carreras laborales menos lineales, cada vez más frecuentes”.

También ha apuntado que se “han abordado propuestas para reducir la brecha de género en las pensiones” de forma que las mujeres puedan cubrir parte de los años en los que han estado fuera del mercado laboral sin cotizar.

De acuerdo con la propuesta, se contarán como cotizados por el 60% de la base mínima 23 meses, siempre que se haya estado al menos 72 meses (6 años) sin trabajar.

El Gobierno, añade, ha quedado en recopilar todas las propuestas aportadas por los interlocutores sociales con los que volverá a verse el próximo lunes 12 de diciembre.

Por el momento, el acuerdo con los agentes sociales parece complicado, ya que desde el lado sindical rechazan de entrada una la ampliación del periodo de cómputo y la patronal se opone a una nueva subida de las cotizaciones.