INTERNACIONAL
19/08/2020 20:49 CEST

La historia de una niña violada por su tío durante años en Brasil reabre el debate sobre el aborto legal

La pequeña, de 10 años, tuvo que abortar a 1.800 kilómetros de su hospital por la negativa de varios médicos.

RICARDO MORAES / REUTERS
Las menores, víctimas masivas de violaciones en Brasil

La violación a una niña de entre 6 y 10 años por parte de su propio tío y las dificultades para someterse al aborto después de la negativa de varios médicos han sacudido a Brasil, un país que sufre la lacra del abuso sexual, especialmente contra menores.

La pequeña fue víctima de los ataques sexuales durante cuatro años de su tío, que ha sido detenido, después de dejarla embarazada. Sin embargo, aunque el embarazo fue identificado en el Hospital de São Mateus, en el norte de Espírito Santo, el 8 de agosto, no fue hasta el domingo 16 cuando se practicó la intervención, después de un mandato judicial y en una clínica de Recife, a 1.800 kilómetros de distancia.

Más de 20.000 niñas dan a luz cada año

No todas las historias concluyen de la misma manera. Según recoge la edición brasileña del HuffPost, cada año dan a luz más de 20.000 niñas de entre 10 y 14 años, un rango de edad para el que no se reconocen las relaciones consentidas; hasta los 14 cualquier relación sexual es considerada delito de violación a personas vulnerables, sin importar la edad del agresor ni el posible consentimiento. 

Solo en 2018, 21.172 niñas violadas de entre 10 y 14 años dejaron de tener un aborto, el equivalente a 58 por día. Ampliando los datos, y según un estudio del Ministerio de Salud brasileño sobre violaciones y nacimientos entre 2011 y 2016, se identificaron 4.262 niñas de 10 a 19 años que acabaron con un embarazo como resultado de la denuncia de violencia sexual y el consiguiente nacimiento del bebé. A una media de 710 menores se les niega el derecho al aborto legal cada año.

El sistema médico y asistencial para casos de violaciones a menores se ha visto reducido en los últimos años, pero ha sido con la llegada al poder del ultraconservador Jair Bolsonaro cuando se ha visto absolutamente fragmentado y son millares las niñas y adolescentes sin recursos para afrontar un proceso de interrupción del embarazo.

A la par que se ve dificultado el acceso al aborto para menores violadas, aumenta el número de violaciones, plasma El HuffPost Brasil. Así, entre 2015 y 2018 el número pasó de 29.979 (8.541 a niñas de 10-14 años) a 45.219 (12.599 pertenecientes al rango. Ese último año, el Ministerio computa más de 21.000 pequeñas que dieron a luz, cerca de un 75% de raza negra, lo que demuestra sus dificultades para acudir a los canales de atención sanitaria.

Violadores en casa

Pero no se habla únicamente de violaciones en la calle o en recintos públicos. Brasil afronta un grave problema de abusos sexuales en el hogar, en muchos casos como conducta repetitiva por parte de familiares a niñas de corta edad, como es el último caso.

Las estadísticas señalan que de las 4.262 violaciones cometidas a cniñas de 10 a 19 años entre 2011 y 2016 y que acabaron en parto, hubo 1.875 en el rango de 10 a 14. En ese grupo, el 68,5% de los registros el autor fue un familiar o compañero íntimo y en el 72,8% de los casos la agresión fue repetitiva.

De 15 a 19, en las 2.387 violaciones contabilizadas en este apartado, la autoría de familiares baja hasta el 37,7%, mientras que la repetición del acto se sitúa en un 44,1%.

#YONOMEOLVIDO