La Justicia cierra el 'caso Ghali' y exculpa a la exministra de Exteriores González Laya

Por la supuesta entrada irregular del líder del Frente Polisario en España en 2021.
La anterior ministra de Exteriores, en un acto
La anterior ministra de Exteriores, en un acto
Europa Press News via Getty Images

Carpetazo judicial al ‘caso Ghali’. La Audiencia Provincial de Zaragoza ha cerrado este jueves la investigación por la supuesta entrada irregular del líder del Frente Polisario a España en 2021, y exculpa de responsabilidad a la por entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya, como ha avanzado la Cadena SER. Además, ha confirmado el archivo para el ex jefe de gabinete de Exteriores, Camilo Villarino.

La entrada de Brahim Ghali desató una crisis diplomática y humanitaria lanzada por Marruecos, pero también abrió una vía judicial. A González Laya se le investigaba por un posible delito de prevaricación, de falsedad documental y de encubrimiento.

Sin embargo, el tribunal de Zaragoza ha sentenciado que “no existen indicios que soporten la conclusión de que (González Laya) conocía la existencia de un interés judicial sobre aquella persona (Ghali)”. La decisión de la Audiencia Provincial avala el recurso de la Abogacía del Estado y la Fiscalía para descargar de responsabilidad a la exministra, porque se trató de una decisión política sin trascendencia penal en ningún momento.

En concreto, los servicios jurídicos del Estado argumentaron, en un escrito de 18 páginas, que los hechos acreditados en el marco de la investigación “no son constitutivos de delito alguno”. “Procede, por lo tanto, que no se alargue innecesariamente una instrucción respecto de mis investigados, por las afecciones y consecuencias desfavorables que para ellos supone”, señalaron. Ello, subrayado, “sin perjuicio de la eventual continuación o mantenimiento de las actuaciones en relación a otros investigados en cuanto al posible delito de falsedad”.

En relación a la imputación de la exministra, el tribunal ha señalado que no comparte el criterio del juez instructor, “si bien es innegable que González Laya era conocedora de la intención de que Ghali fuera tratado en España y tomó parte activa en los preparativos que condujeron a ello”. No obstante, recalcan que no hay indicios de delito en su actuación.

La polémica entrada

El líder del Polisario llegó a España de forma secreta el 16 de abril, con un vuelo hasta la Base Aérea de Zaragoza en un avión medicalizado. Por ese carácter secreto, Ghali no pasó por controles de frontera ni de documentación. Una vez en Zaragoza fue trasladado al Hospital San Pedro de Logroño, donde fue ingresado de un caso de covid grave, del que se recuperó pasado un tiempo.

Un mes después, el 18 de mayo, Marruecos alentó una oleada migratoria contra la valla fronteriza de Ceuta, con la llegada de alrededor de 10.000 inmigrantes, en lo que inicialmente parecía un movimiento espontáneo. Sin embargo, el propio Gobierno de Rabat confirmó que se trató de una acción motivada por la acogida de Ghali, enemigo declarado del país.

Dos meses después, y dentro de una remodelación extrema de su Gobierno, Pedro Sánchez relevó a González Laya en la cartera de Exteriores con José Manuel Albares, quien citó en su primer discurso oficial la necesidad de reforzar la relación con Marruecos.