VIRALES
13/02/2020 13:00 CET

Mohammed, el niño de 11 años que llamó al 112 tras el desmayo de su madre: "Cuando hay una situación así no hay que dudar"

Su decisión pudo salvar una vida.

Nabila
Nabila y Mohammed en el acto del 112.

“Cuando hay una situación así no hay que dudar, hay que hacerlo al momento intentando mantener la calma. Todo pasará y el que se haya enfermado se curará”.

Aunque parece que estas palabras las haya podido pronunciar una persona adulta, la realidad es que son de Mohammed, un niño de 11 años cuya llamada al 112 el pasado 26 de enero tras el desvanecimiento de su madre ha llenado titulares en prensa, televisión y radio. 

Este miércoles, el 112 de Madrid le galardonó a él y a otro niño de la misma edad con el Premio Madrid 112. Mohammed, convertido en todo un ejemplo por su decisión y saber estar, ha charlado con El HuffPost y ha quitado heroicidad a su llamada porque solo hizo, como él mismo relata, lo que tenía que hacer.

“No hay que dudar”, afirma una y otra vez. “Lo decidí porque llegan rápido y atienden al paciente en ese mismo momento”, afirma el pequeño desde su casa de Leganés, en la que se encuentra junto a su madre, Nabila.

En el momento en el que se produjo el desmayo, Mohammed estaba durmiendo. El grito y el estruendo le despertaron y acudió rápidamente al baño a ver lo que había pasado. Este pequeño héroe, que estaba con su hermano de seis años en casa, la encontró tirada en el suelo y con un pie debajo de su cuerpo.

Tras sacárselo, relata Nabila, llamó al 112, ya que al ser el mayor interiorizó que él era el que tenía que dar un paso al frente. “Tenía que enfrentarme a la situación porque mi hermano es más pequeño. Al principio tuve pánico, pero cuando iba hablando con los de la ambulancia me fui tranquilizando. Tardaron cuatro minutos, fueron rapidísimos”, comenta Mohammed, un gran aficionado al deporte, especialmente al fútbol, la natación y el esgrima. 

A pesar de que él, igual que el resto de sus compañeros de la escuela, conoció el 112 en las charlas que recibió en el colegio por parte de la Policía Local y del propio personal sanitario, cree que igual sí que puede ser raro que un niño haga estas llamadas. Eso sí, nunca pensó que su conversación se podía hacer viral. 

El carácter de Mohammed ayudó a que tomará esa decisión que, como afirma su madre, pudo evitar que hubiera peores consecuencias. “No estoy sorprendida de su actitud, está acostumbrado a ayudar a todos. Todo el mundo me dice que es como un hombre, por su forma de pensar, de hablar, de actuar. Siempre me dice que quiere que todo el mundo esté bien”, explica Nabila, que aclara que el desmayo pudo producirse por un exceso de ansiedad y que varias semanas después sigue recuperándose de la lesión que sufrió en el pie.

Los gestos de solidaridad del pequeño son continuos: siempre que ve a vecinos que van muy cargados les ayuda, cuando hay cortes de agua va a rellenar garrafas para luego ir repartiendo botellas de agua por el vecindario o colabora a diario con su madre en las labores del hogar. 

Mohammed espera que su acción pueda servir más que como un acto de un superhéroe como un ejemplo para que otros niños de su edad sepan reaccionar ante situaciones similares.

APRENDE A USAR TU DINERO