Cómo pedirle a tu jefe que te deje teletrabajar de forma permanente

Ahora que ha quedado demostrado que los trabajos de oficina se pueden hacer desde casa, es un buen momento para defender el teletrabajo permanente.
Un joven teletrabajando desde su casa.
Un joven teletrabajando desde su casa.

Con la pandemia, muchas personas se vieron obligadas a adaptarse al teletrabajo. Un año después, gran parte de ellos quieren mantenerse así aunque volver a la oficina se haya convertido en una opción.

Hay trabajos que solo se pueden hacer de forma presencial, pero ahora que ha quedado demostrado que otros trabajos de oficina se pueden hacer igual desde casa, es un buen momento para defender el teletrabajo permanente.

“Trabajar desde casa antes se veía como algo raro y como una ventaja para ‘enchufados’. Siempre ha sido difícil pedirle a tu empresa que te permita trabajar desde casa de forma permanente, pero antes esas peticiones eran rechazadas sistemáticamente, expone Tracy Cote, jefa de personal de StockX, un mercado digital. “No obstante, ahora que los trabajadores han demostrado que pueden sacar el trabajo adelante desde casa, las empresas se muestran mucho más receptivas. Aun así, debes preparar bien la petición, ya que el sí de tu superior no va a ser automático”.

Esto es lo que debes tener en cuenta cuando prepares tus argumentos:

Investiga sobre la política de teletrabajo de tu empresa, si la tiene

Es posible que tu empresa ya haya publicado su política de teletrabajo. Si es el caso, Cote recomienda hablarlo con el departamento de recursos humanos para conocer el grado de flexibilidad que recibirías si plantearas la propuesta.

Cote comenta que la pregunta no es si te dan permiso a ti para trabajar desde casa, sino si el rol que desempeñas en tu empresa se puede hacer desde casa. Otras preguntas son: ”¿Te van a dejar trabajar desde cualquier parte o solo desde ciudades en las que tengan una sucursal? ¿Van a ajustar tu sueldo al coste de la vida de ese lugar? ¿Te pagarán el desplazamiento cuando tengas que acudir a un evento o reunión?”.

De este modo, tendrás una perspectiva más amplia de las implicaciones de teletrabajar de forma permanente.

Antes de intentar convencer a tu jefe, asegúrate de que tú también quieres

Sé realista con los desafíos del día a día que te encontrarás cuando teletrabajes, sobre todo si tus otros compañeros trabajan en la oficina.

“¿Has pensado en la diferencia horaria si te vas a vivir a otro país? ¿Crees que puede funcionar?”, comenta Cote. ”¿Crees que tu empresa te va a tratar igual si teletrabajas o piensas que vas a recibir menos atención y oportunidades?”.

Identifica los objetivos más importantes de la empresa e inclúyelos en tu petición

Una vez hechos los deberes, es hora de plantearle la propuesta a tu superior.

Recuerda que la propuesta debe ser profesional, no te conviene argumentar que vas a trabajar más cómodo desde el sofá. Lara Hogan, asesora y autora de Resilient Management, explica que los empleados que busquen trabajar desde casa deben descubrir lo que buscan sus jefes. “Probablemente la comodidad y la salud de los empleados no sea su prioridad. Lo más seguro es que se trate de beneficios económicos y de hacer el trabajo a tiempo”.

Esto es crucial para argumentar con éxito por qué es buena idea dejarte teletrabajar de forma permanente. “Debes entender lo que quiere tu superior y argumentar por qué tu petición encaja con esos objetivos”, resume Hogan.

Plantéalo como un experimento, no un cambio permanente

Decir que quieres teletrabajar “permanentemente” o “para siempre” tal vez haga dudar a tus superiores, sobre todo si están incentivando la vuelta a la oficina.

Es más fácil que un jefe acepte tu propuesta si la planteas como un experimento que puede interrumpirse si no funciona.

“Proponle un periodo de prueba para ver si sigue funcionando el teletrabajo, aunque otros miembros del equipo vuelvan a la oficina”, recomienda Cote. “Esto le dará a tu superior la seguridad de que, si no funciona, puede echarse para atrás”.

Hogan señala que es importante plantear la propuesta como un experimento doble del que ambas partes podéis salir beneficiadas. El periodo de prueba debería tener un plazo suficientemente largo y una reunión final para valorar los resultados, por ejemplo, al final del trimestre o del ejercicio. De este modo, podrás argumentar que tu productividad se ha mantenido o ha aumentado”.

Prepárate para tener que pedirlo más de una vez

No descartes la posibilidad de recibir un no la primera vez que lo pidas, pero no lo veas como una respuesta definitiva. “Es un error ser inflexible con tus superiores si su primera respuesta es negativa”, asegura Toni Frana, asesor profesional de FlexJobs. “Es importante mantener un diálogo abierto y estar preparados para negociar y ceder”.

A veces, la respuesta tarda en llegar, así que empieza cuanto antes.

“Las negociaciones como esta llevan tiempo, y es posible que tu superior lo tenga que consultar con más gente”, explica Nadia De Ala, fundadora de Real You Leadership, un grupo de asesoramiento profesional para mujeres de color. “Prepárate para el éxito planificando la reunión más pronto que tarde y descubriendo lo que necesita tu empresa para aprobar tu petición”.

Si tu empresa se niega a concederte el derecho a teletrabajar a tiempo completo, propón otras opciones, como un modelo híbrido, recomienda De Ala.

Asegúrate de que tu rendimiento teletrabajando cumple con lo que pide la empresa

Las dos principales preocupaciones en cuanto al teletrabajo son perder la buena comunicación con los compañeros y reducir la productividad, según una encuesta de la empresa Robert Half.

Esas preocupaciones las puedes disipar con tu rendimiento. “Antes de formular tu petición, asegúrate de estar plenamente disponible en el chat durante tu horario de trabajo, de no perderte las reuniones por videoconferencia y de no tardar en responder a los correos. Si has sido constante, te resultará más sencillo seguir siéndolo en el futuro”, expone Cote.

Para tener éxito en sus pretensiones, De Ala sostiene que los empleados necesitan demostrar que el teletrabajo va a beneficiar a ambas partes y que los objetivos de la empresa se van a seguir cumpliendo.

“¿Tienes pruebas de que rindes mejor cuando teletrabajas? Haz un listado y prepárate para recitarlas”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Rotuladores fosforitos
AMAZON
Todo bien colorido, que se vea.
Calienta tazas
AMAZON
Galleta parece... calentador de tazas con USB es. Para que no tengas que levantarte ni a la cafetería.
Dispensador de Post It en forma de diamante
AMAZON
El gato de los Post It...
AMAZON
Grapadora panda
AMAZON
Bolis como hojas
AMAZON
Clips distintos
AMAZON
De cocodrilo, pato, Pac Man y muchas variedades más.
Gato imán
AMAZON
Un gato para colocar los clips, que siempre se pierden.
Perro para el celo
AMAZON
La lengua de este perrete se convierte en un celo. ¡Guau!
Manzana dispensadora
AMAZON
Un post it al día da alegría. Esta manzana , también.
Sacapuntas gigante
AMAZON
Aquí un sacapuntas algo más grande de lo normal...
El forzudo de los post-its
AMAZON
Gato sacapuntas
AMAZON
Ratón raro raro raro
AMAZON
Pero muy cómodo y útil, al parecer: el scroll, con el pulgar.
Silla ergonómica
AMAZON
Para que tu espalda no sufra. Si no te importa llamar la atención...
Mininevera con USB
AMAZON
Es realmente diminuta (tiene el tamaño exacto de una lata de refresco), pero se pueden encontrar opciones un poco más grandes, ya con luz, para guardar fruta, leche, bebidas...
Post It con forma de mano
AMAZON
Grapadora de Pac-Man
AMAZON
Un Pac-Man para darle un bocado a tus folios.
Para tu espalda
AMAZON
¿Una mochila? ¿Un gadget de James Bond? No: es un asiento lumbar para que tu espalda esté de lujo todo el día.
Grapadora sin grapas
AMAZON
Anillo para el boli
AMAZON
Es un soporte, para que no lo pierdas más.
Grapadoras minimalistas
AMAZON
Parecen posavasos o algo similar, pero son grapadoras (y sí, tampoco necesitan grapas).