Una voluntaria del Mundial de Qatar muestra cómo es el día a día: alojamiento, comida y transporte gratis

Una voluntaria del Mundial de Qatar muestra cómo es el día a día: alojamiento, comida y transporte gratis

Ha compartido todos los detalles en su perfil de TikTok.

Trabajadores mientras riegan el césped de uno de los estadios del Mundial de Qatar.
Trabajadores mientras riegan el césped de uno de los estadios del Mundial de Qatar.ADRIAN DENNIS via Getty Images

El Mundial de Qatar celebra este domingo la primera semana de competición desde que el país anfitrión se enfrentara a Ecuador en el partido inaugural. En estos días se han conocido más detalles de cómo está siendo la estancia de espectadores y trabajadores en el país asiático.

Ante los elevados precios de alquiler, algunos seguidores de las selecciones candidatas a alzarse con el título han tenido que dormir en uno de los espacios habilitados para aficionados en contenedores habitables, por unos 200 euros al día.

Pero ahora, se ha conocido a través de las redes sociales la forma en la que están aquellos voluntarios que ayudan en los accesos a los estadios a los fanáticos de cada equipo.

La usuaria Meli Bardet ha grabado un vídeo de 42 segundos, compartido en su perfil de TikTok, en el que ha explicado lo que “nos da la FIFA por ser voluntarios en la copa del mundo”.

Cada voluntario tiene un alojamiento similar al de los aficionados, en contenedores. Un lugar compuesto por dos camas y un baño. Además, también cuentan con un desayuno diario con agua, zumo, galletas y un wrap, que también puede ser vegetariano.

Además, en Doha el transporte público es gratuito para estos voluntarios, tanto en el Metro de la ciudad, como en los autobuses, que cuentan con puertos USB para cargar los teléfonos móviles.

Estas personas también pueden solicitar tarjetas de teléfono móvil con datos para que puedan utilizarlo en el país. También tienen acceso gratuito al Fan Fest y otros de los eventos que se organizan en la ciudad con motivo del Mundial.

Por último, la FIFA da a estos voluntarios un uniforme oficial y durante su trabajo en el interior de los estadios también pueden ver los partidos, mientras esperan a ayudar a los espectadores que lo necesiten.