BLOGS
13/07/2015 07:42 CEST | Actualizado 13/07/2016 11:12 CEST

El PSOE también baila el Sirtaki

tsiprasSi al PP no le ha costado mucho esfuerzo situarse en el discurso inmovilista y neoliberal de Alemania y a Podemos e IU alinearse con Syriza, los socialistas españoles se han quedado en la necesidad de un acuerdo entre las partes que no quiebre la UE, que es tanto como quedarse en tierra de nadie, "en la indefinición y en un espacio cada vez más achicado en el que no se acaba de definir el rumbo", según palabras de una de las voces con más trienios en Europa de las que tiene el PSOE.

¿Quién no ha bailado alguna vez el Sirtaki? ¿Recuerdan a Zorba el griego en aquel viaje hacia el significado de la existencia en plena postguerra? Hoy Europa es más compleja y, los bailes son otros. Han pasado 50 años de aquel canto a la vida y la amistad, pero la técnica ha variado poco. Los danzantes, como Anthony Quinn en aquella remota playa cretense, siguen arrastrando los pies, solos o en grupo, con las manos sobre los hombros de los compañeros de los lados, con un ritmo que empieza lento y después acelera para hacerse cada vez más rápido hasta acabar con saltos. La diferencia es que esta vez no sabemos si el final de la melodía concluye con un brinco de celebración por haber superado las circunstancias y virado el rumbo a la ortodoxia europea o con una pirueta de aceptación/resignación a la voladura del proyecto común.

La coreografía sobre Grecia, Syriza y la crisis del euro parece definida: deudores/acreedores; norte/sur; austeridad/estímulo; reestructuración de la deuda/más reformas.. Pero siempre hay algún despistado que no sigue los pasos y pierde el ritmo. La atolondrada aquí ha sido la socialdemocracia, equidistante y ambivalente para no parecer que baila de pareja con los neoliberales pero tampoco que flirtea con los extremos de izquierda y derecha que no hacen ascos a la ruptura del euro.

"¿Alguien ha escuchado alguna palabra relevante y potente de la socialdemocracia europea a lo largo de la dura crisis que soporta Grecia, que es también la crisis de Europa? Rogaría que me transmitiera esa noticia quien tuviera constancia de que alguna voz socialdemócrata descollante hubiera dicho una palabra significativa sobre lo que está en juego", se preguntaba el socialista José Antonio Pérez Tapias hace unos días en Ctxt. La misma pregunta y el mismo ruego se hacen muchos socialistas sobre la errática posición del PSOE ante la tragedia griega.

Si al PP no le ha costado mucho esfuerzo situarse en el discurso inmovilista y neoliberal de Alemania y a Podemos e IU alinearse con Syriza, los socialistas españoles se han quedado en la necesidad de un acuerdo entre las partes que no quiebre la UE, que es tanto como quedarse en tierra de nadie, "en la indefinición y en un espacio cada vez más achicado en el que no se acaba de definir el rumbo", según palabras de una de las voces con más trienios en Europa de las que tiene el PSOE.

En lo que respecta a la crisis griega al partido de Pedro Sánchez no le ha ocurrido nada distinto a otros socialistas europeos del sur. Los del norte tienen claro cuál es su espacio. La peculiaridad es que a los socialdemócratas españoles el debate les ha llegado tras una evidente falta de peso y representación en el PSE después de que su secretario general fracasara en Budapest en su intento de colocar en la presidencia del PSE al español Enrique Barón. El ex ministro de González tuvo que retirar su candidatura ante la falta de apoyos de los partidos hermanos, un desplante que respondía al malestar del alemán Martin Schulz por la decisión de Sánchez de saltarse el año pasado el pacto entre el Partido Popular Europeo y el PSE para apoyar la presidencia de Jean Claude Juncker al frente de la Comisión Europea.

Pero Grecia y el debate sobre la reversibilidad del euro es un más a más en un rosario de enmiendas cuando se cumple hoy el primer aniversario de la elección de Sánchez como secretario general, y después de meses de fallidas escaramuzas y maniobras internas para acabar con un liderazgo, elegido por voto directo de los militantes, pero también con la mayor movilización de los "aparatos" territoriales que se recuerda.

Primero fue la ruptura de un pacto no escrito para no erigirse en candidato antes de tiempo, después la propuesta para suprimir el ministerio de Defensa, luego la reforma del 135 de la Constitución, más tarde el pacto con el PP para luchar contra el terrorismo yihadista, la obsesión con Podemos, el empeño por el "marketing", la falta de solvencia en el equipo, la inexistencia de un proyecto de país... La actual dirección siempre ha dado un motivo para la crítica. También en estas semanas en las que todo parecía en calma hasta las generales, después de la recuperación de buena parte del poder institucional y local y de que el secretario general se rodeara de un comité de sabios con el que llenar de contenidos el programa electoral y cubrir, de paso, las carencias de una Ejecutiva menor y de escasa experiencia política.

Pues ni por esas. Dos frentes se abren de nuevo: la crisis griega y el resurgir de la reforma constitucional. El primero ha coincidido con las incorporaciones del politólogo Sami Nair y el ex ministro Jordi Sevilla al equipo de asesores del secretario general. Nair, a favor del referéndum griego y la posición de Txipras; Sevilla, radicalmente en contra de la consulta y de que Europa serpentee. En medio, Pedro Sánchez, quien en la reunión a puerta cerrada de la Ejecutiva posterior al referéndum dijo que las consultas pueden llegar a ser "un arma de destrucción democrática" y luego en rueda de prensa enhebró el equidistante discurso de la solidaridad y la responsabilidad.

¿Alguien ha escuchado una palabra relevante?, diría Pérez Tapias. No parece, a juzgar por quienes se lamentan del desconcierto, afean que en el comité de expertos no haya un solo europeísta y echan en falta que estos días no se haya recuperado la propuesta con la que los socialistas se presentaron a las elecciones europeas para acabar con la hiperausteridad e impulsar programas de estímulo que incentiven el crecimiento económico en los países del sur. Todo es consecuencia, dicen, de la "zigzagueante senda por la que transita un partido que no acaba de definir su rumbo, ni de saber si quiere ser alternativa de gobierno o mero competidor de Podemos".

Hasta aquí las voces sobre la inanidad del discurso comunitario, pero si se abre la caja de los truenos de la recién desempolvada reforma constitucional, el tono del aullido es más ensordecedor. Un debate resuelto en la Declaración de Granada, superado con la reciente renuncia del PSC al derecho a decidir y que, sin embargo, Pedro Sánchez ha reabierto esta semana con la creación de otro grupo de expertos que le ayudarán a hacer una relectura profunda de la Carta Magna. La iniciativa ha reactivado el cruce de declaraciones entre Madrid y Sevilla, desde donde no acaban de ver el sentido de desempolvar este asunto en plena crisis territorial y a dos meses de las elecciones catalanas.

Susana Díaz ha sembrado dudas sobre el propósito del candidato y advertido que pisa sobre arenas movedizas mientras desde Ferraz hacen oídos sordos a la amonestación andaluza. Tanto que hoy Sánchez viaja a la capital hispalense dispuesto a hacer ante la "baronesa" una exhibición del poder institucional logrado tras las elecciones del 24-M con la que acallar la continua reprobación. Si en el Consejo de Política Federal antes sólo se sentaban como presidentes regionales la propia Díaz y el asturiano Javier Fernández, hoy también lo harán Fernández Vara (Extremadura), García Page (Castilla La Mancha), Ximo Puig (Valencia), Javier Lambán (Aragón) y Francina Armengol (Baleares). Y esa imagen, esgrimen en Ferraz, dice más del primer año del mandato de Sánchez "que mil enmiendas que le hagan los críticos". ¿Baila o no baila el PSOE el sirtaki? De momento, sus dirigentes siguen arrastrando los pies. En Ferraz, en Andalucía y en Madrid con la convocatoria de ese congreso extraordinario que se libra en clave federal y con la mirada puesta en el control de las federaciones clave para el día después de las generales. Bailen, bailen a ese ritmo griego que empieza lento y después acelera igualito que en las cumbres europeas.

APRENDE A USAR TU DINERO