BLOGS
19/03/2016 10:30 CET | Actualizado 19/03/2016 10:36 CET

Las claves de la semana: Algo se mueve en el PP

Pues no ha sido Venus, pero sí el malestar de los jóvenes dirigentes lo que esta semana se ha hecho más visible que nunca en el PP. La gota que ha colmado el vaso de la paciencia de quienes no están dispuestos a disimular su repugnancia ante los comportamientos de algunos de sus mayores lleva el nombre de Rita Barberá.

Cuando, allá por 1983, Rita Barberá se sentó por primera vez en un escaño de las Cortes valencianas, Fernando Fernández Maillo tenía 14 años; Javier Maroto, 11; Pablo Casado, 2 y Andrea Levy no había nacido. Los cuatro han dicho ¡basta ya!, ¡ni una más!, lo mande Rajoy o lo ordene el Lucero del alba, que es como se conoce al planeta Venus cuando al amanecer resulta visible en el cielo.

Pues no ha sido Venus, pero sí el malestar de los jóvenes dirigentes lo que esta semana se ha hecho más visible que nunca en el PP. La gota que ha colmado el vaso de la paciencia de quienes no están dispuestos a disimular su repugnancia ante los comportamientos de algunos de sus mayores lleva el nombre de Rita Barberá.

Ni un sonrojo más

Si antaño, reconoce uno de ellos, hubo que mirar hacia otro lado ante lo que se oía del PP de Madrid, invocar el respeto a los procedimientos judiciales abiertos contra Bárcenas o defender con la boca pequeña la honestidad de tal o cual imputado, "ahora no estamos por la labor". Nada les une a esa determinada fauna que habita en el planeta popular y que se organizó durante años para trincar en beneficio propio o del partido desde las administraciones públicas.

Así que lo de Javier Maroto y Pablo Casado rectificando al mismísimo Mariano Rajoy y la placidez que le había provocado la bochornosa y lamentable comparecencia en la que Rita Barberá negaba la existencia de una caja B en el PP valenciano no fue un fallo de comunicación, sino un punto de inflexión. Ninguno de ellos quiere aguantar más sonrojos en los platós de televisión por un sólo caso de corrupción del viejo PP. Y no lo harán.

Cuando llegue la onda expansiva -que llegará- de las horas de grabación que acumula la UCO- ya habrá constancia de que los cuatro vicesecretarios generales del PP han pedido por activa y pasiva que Barberá y toda su "troupe" se marchen a su casa, algo que no han hecho jamás ni Rajoy, ni Cospedal, ni Santamaría.

Entre la lealtad y la colaboración al suicidio

Algo se mueve en el PP. Y el primer síntoma fue la apertura del expediente informativo de todos los investigados en el marco del caso que anunció Génova horas más tarde de que Casado y Maroto se demarcaran de Rajoy. Pero hay algo más. Y tiene que ver con la línea que separa la lealtad de la colaboración al suicidio colectivo.

Claro que hay división interna sobre cómo se debe reaccionar ante la corrupción, pero también sobre cómo el PP debe afrontar una necesaria catarsis. Y esto último guarda una directa relación con que Rajoy se empeñe en volver a ser candidato a la Presidencia del Gobierno si hay nuevas elecciones. Si Pedro Sánchez logra formar gobierno, dicen, la purga será inmediata y seguirá el curso natural: Rajoy se irá y se convocará un congreso nacional donde se elija, al nuevo presidente.

Un sucesor sin hipotecas

Si por el contrario, la primera semana de mayo se disolvieran las Cortes y Rajoy se empeñara en encabezar de nuevo el cartel electoral, destrozaría las posibilidades de que el PP recuperara apoyos con un candidato sin hipotecas con el pasado.

Tan cierto es que en la derecha española no hay hoy una cabeza visible de la disidencia al actual presidente como que ya son legión los que toman distancia y exigen reaccionar ante la abulia de un Rajoy, cuyo empecinamiento, podría dar al traste con la actual minoría de bloqueo que el PP tiene en el Congreso y le permite frenar cualquier iniciativa de reforma constitucional.

El auge que todas las encuestas detectan en Ciudadanos no ha hecho más que aumentar los peores augurios entre los cuadros más jóvenes de un partido profundamente desmoralizado. La inacción de su número uno cada día que pasa hace más difícil la regeneración que precisa el partido de la gaviota.

A Iglesias no le tembló el pulso

Y si la brecha generacional esta semana ha complicado más la ya de por sí intrincada cohabitación entre populares, la guerra por el poder interno en Podemos ha mostrado a un Pablo Iglesias implacable con la deslealtad de quienes pretendían debilitar su posición dentro de la formación morada.

Al líder de Podemos no le tembló el pulso para destituir de forma fulminante al secretario de Organización, Sergio Pascual, por propiciar y amplificar la salida de los diez miembros de la dirección madrileña. Iglesias asegura que tomó la decisión tras conocer actuaciones políticas muy graves de su número tres que no tiene intención de desmenuzar en público porque entiende que "proteger la dignidad de los compañeros es proteger la dignidad de Podemos". Pero no oculta que Pascual, de quien hasta el martes pensó que había trabajado para mitigar las consecuencias de la crisis orgánica de la federación madrileña, le mintió. Y ese es el motivo por el que explica que zanjó de raíz una operación con la que se pretendía poner la organización del partido al servicio de intereses personales y no colectivos.

El duelo de Errejón

Eso es lo que había detrás de la batalla de Madrid y la destitución del más estrecho colaborador de Errejón, y no una crisis entre "moderados" y "radicales" o entre partidarios o no de facilitar con la abstención un gobierno PSOE-Cs. Ese debate no ha existido jamás entre los herederos del 15-M por más que los socialistas pretendan instalarlo y en algunos ámbitos lo hayan conseguido.

Y, aunque de momento se desconocen las consecuencias que esta crisis ha podido tener en la relación entre Iglesias y Errejón porque el número dos ha decidido retirarse de los focos hasta pasar el duelo, lo cierto es que el uno y el dos de la formación morada trabajan juntos en la preparación de la próxima cita que el líder de Podemos mantendrá con Pedro Sánchez, probablemente, el lunes y en la que los "podemitas" plantearán al PSOE que si quiere mantener alguna negociación con ellos debe regresar a su programa de gobierno y abjurar del acuerdo con Ciudadanos.

Sánchez quiso hacer un sirtaki

Todo esto en una semana en la que Πέδρο Σάντσε -traducción de Pedro Sánchez en griego- quiso hacer un sirtaki a Iglesias y embaucar a Alexis Tsipras para que convenciera al líder de Podemos de que apoyara su investidura. Le salió el tiro por la culata porque el primer ministro heleno respondió que no piensa inmiscuirse en asuntos de otros.

La misma suerte corrió cuando hace semanas recurrió al portugués Costa para que éste trasladara a Tsipras y éste a su vez a Iglesias que le ayudara a ser investido presidente del Gobierno. E ídem cuando recurrió al alemán Martin Shulz para que mediara también con la formación morada.

La última escena del secretario general del PSOE en Bruselas ha causado estupor entre propios y extraños. Si los suyos se mofan de el escaso conocimiento de su líder de los códigos que rigen en diplomacia, los de enfrente hablan de política absurda, esperpéntica y pintoresca. Y no es para menos.