BLOGS
27/02/2016 09:52 CET | Actualizado 27/02/2017 11:12 CET

Las claves de la semana: del teatro al vodevil

Así acaba la semana y la representación de Sánchez: con un "sí" de Ciudadanos, un "no" de Podemos y una consulta plebiscitaria sobre su mandato. La semana que empieza el 7 de marzo se estrenará otra función. Y no se la pierdan porque igual aparece algún actor revelación.

La función está a punto de acabar. Se apagarán las luces de la escena, el respetable se irá y, entre los bostezos y el hartazgo que provoca una obra tediosa y sin desenlace, se preguntará ¿y ahora qué? La respuesta llegará en una semana, pero vayan apuntando que el papel de Gary Cooper ya no lo protagonizará Pedro Sánchez, sino Albert Rivera, después de la más que segura investidura fallida del socialista y de que empiece la negociación entre el PP y Ciudadanos. Lo contaremos.

Pero, de momento, aquí el repaso a algunos apuntes de una finiquitada semana en la que el líder de C's volvió a cotizar al alza y el del PSOE comenzó la cuenta atrás de su ascenso al centro de la escena política. El secretario general de los socialistas ha pasado del teatro al vodevil y, ya se sabe que las comedias ligeras, con situaciones equívocas, en ocasiones pueden provocar la hilaridad del espectador.

Por lo pronto, a los suyos los tiene entre la bulla y el enojo a la espera de conocer, más que el resultado -que se presume a favor-, la participación de esa consulta a la militancia que improvisó para blindarse frente a los críticos y, sin embargo, puede tener un efecto bumerán sobre él.

¿Qué fue de Cataluña?

El referéndum se diseñó para conocer la opinión sobre un pacto de izquierdas y ahora resulta que el único acuerdo logrado ha sido con la derecha de nuevo cuño. Y esto tras la renuncia a algunas de las banderas más agitadas en la campaña (derogación íntegra de la reforma laboral y de la ley mordaza), además de no pocas cesiones en materia social y fiscal. De Cataluña, mejor ni hablamos. El problema territorial ha dejado de existir para el socialismo de Sánchez y la convergencia con Ciudadanos terminará por sepultar a un PSC que veía en un acuerdo con Podemos su única tabla de salvación.

Por lo pronto, la pregunta redactada para que se pronuncien los afiliados no menciona ni el nombre del partido de Rivera, no vaya a ser que las bases sepan leer (ironía on) y recuerden lo dicho por su secretario general en campaña sobre el líder de Ciudadanos y la formación naranja.

Lean, lean:

"El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un gobierno progresista y reformista?"

Irritación entre los cuadros

La irritación de los cuadros no es sólo por la redacción, sino también por la supresión de las Diputaciones Provinciales, y por pedir opinión a los afiliados después, y no antes, de haber cerrado el pacto con Rivera. Todo puede cambiar, pero hasta ayer no se percibía un deseo irrefrenable de votar. El resultado: esta misma noche, con permiso de Ferraz, claro. La interpretación se hará el lunes en un nuevo Comité Federal para el que los críticos ya calientan motores, aunque luego lleguen a la cita, como siempre, con ellos gripados.

El boato de los acuerdos de Camp David

De momento, ya dice bastante que ni uno sólo de los barones más influyentes -hemos dicho influyentes, así que no piensen en Sara Hernández- haya salido en público a felicitar a Sánchez por el acuerdo alcanzado. Mención aparte merecen los comentarios que provocó la puesta en escena de la firma del acuerdo con Rivera en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados. Un exceso de boato y solemnidad más propios de los acuerdos de Camp David -ironía de un veterano socialista- que de un pacto que ni siquiera sirve para hacer presidente del Gobierno a Sánchez. Una banalización como nunca se vio en 134 años de historia, según palabras de uno de sus barones.

Hasta aquí el bullir y el enojo del universo de los críticos socialistas con un Pedro Sánchez, que ha perdido la interlocución con los principales líderes territoriales, a excepción del extremeño Guillermo Fernández Vara, siempre dispuesto a no dinamitar los pocos puentes que quedan.

Podemos gana el relato

La exasperación de algunos sectores del PSOE con su secretario general sólo es comparable con la irritación que hay en las filas de Podemos. Y no sólo porque Sánchez cerrara el martes con Rivera en un despacho contiguo al que estaban sus negociadores reunidos con los de Iglesias el acuerdo de marras. Cuentan los de los círculos que desde el minuto uno de la primera reunión hubo desgana, provocación y desprecios constantes para que se levantaran de la mesa y ganarles la pelea del relato.

No lo hicieron hasta el miércoles, cuando analizaron al detalle el documento firmado con Ciudadanos, un texto que les proporcionó la excusa perfecta y que, en su opinión, está redactado para que se adhiera a él un PP que, de momento, se resiste. Cuando Rivera, después del 5 de marzo, empiece a mover el balón desde el centro del campo, ya veremos. Será entonces, sobre el mismo documento, cuando la presión ejercida hoy sobre Rajoy se vuelva contra Sánchez. Hasta entonces, Podemos gana el relato de un PSOE que ha transitado a la derecha y no a la izquierda, además de una pista para él sólo en ese espacio ideológico.

El 7 de marzo empieza otra función

Así acaba la semana y la representación de Sánchez: con un "sí" de Ciudadanos, un "no" de Podemos y una consulta plebiscitaria sobre su mandato. La semana que empieza el 7 de marzo se estrenará otra función. Y no se la pierdan porque igual aparece algún actor revelación. A saber.

De momento, los de Podemos emiten señales de que volverán a intentarlo, aún a sabiendas de que en el primer intento pudo más la presión ejercida sobre Sánchez para que no acordara con los de Iglesias con la bendición de los independentistas. Al menos en esto los negociadores del PSOE sí fueron sinceros con los de los círculos al expresarles siempre su temor a la respuesta mediática que tendría la abstención del bloque soberanista.

¿Y cómo le fue la semana al PP? ¿Lo dudan?. Con Rita que no dimite porque todo es falso y con un nuevo imputado, La Fiscalía Anticorrupción ha pedido que Ignacio González (Nacho, para los amigos que le queden) declare como investigado por presunto cohecho y blanqueo en la compra del ático que compró en Marbella. ¿Recuerdan? Ya lo dijo el Huffington: la clave de la dimisión de Esperanza Aguirre estaba en González.

APRENDE A USAR TU DINERO