Marruecos pone una alfombra roja al 'extranjero del gas'

Marruecos pone una alfombra roja al 'extranjero del gas'

El reino alauita traza un plan para que su sistema energético sea más sostenible.

Trabajadores en una refinería de gas.Giles Barnard

La hoja de ruta está trazada y Marruecos está dispuesto a cumplirla. Rabat ha lanzado una estrategia para su industria gasística se capaz de atraer inversiones extranjeras y, de paso, dar un importante empujón a su ambicioso objetivo para que en 2030 el 52% de la energía que se utiliza en el país provenga de fuentes renovables.

La directora de Producción y Desarrollo de la Oficina Nacional de Hidrocarburos y de Minas (OHYM) de Marruecos, Imane Mansourine, aseguró en el marco de una mesa redonda que la industria gasística del país tendrá un papel decisivo para que el reino alauita cumpla con su compromiso con la lucha global contra el cambio climático. 

Mansourine hizo hincapié en que, aunque las energías renovables aún no ofrecen la continuidad que reclama la industria, el gas natural va a desempeñar un papel fundamental en el desarrollo de un suministro energético sostenible. "Queremos impulsar el papel del gas natural en el mix energético de los países como sustituto del petróleo, mucho más positivo en términos de emisiones contaminantes", apunta la responsable de la OHYM.

Para conseguir ese plan, el país norteafricano ha presentado una serie de iniciativas para atraer la inversión extranjera hacia su industria gasística. La legislación marroquí ofrece numerosas ventajas a las empresas inversoras, como bajos royalties en la producción de gas, tanto en tierra y offshore; diez años de desgravación fiscal desde la entrada en producción del yacimiento o la exención del IVA para todos los equipos y materiales necesarios en la extracción.

Pierre Raillard, director del Negocio de Gas y director regional de Marruecos de Chariot, describió en el mismo foro los activos y la posición estratégica de su compañía en Marruecos, destacando su compromiso en abastecer la demanda local y la posibilidad de exportar a Europa, principalmente a España y Portugal, en caso de excedentes. "El gas es un producto necesario para acompañar a la transición energética", señaló Raillard.

Otra de las personas que ha participado en la mesa redonda, Mohammed Seghiri, COO de Sound Energy, compartió las prioridades de su compañía en Marruecos, enfatizando la seguridad, la colaboración con contratistas y subcontratistas, la adopción de tecnologías avanzadas y la gestión del riesgo. "Marruecos está muy bien posicionado en el mercado energético global, así como en las energías renovables y en la economía del hidrógeno. Pero no hay que descuidar la producción de gas, para asegurar el consumo mientras se realiza el despliegue de las renovables", concluyó Seghiri.

También te puede interesar...