BLOGS
17/01/2013 10:16 CET | Actualizado 18/03/2013 10:12 CET

El espíritu aventurero de buscarse la vida

Sonia tiene 27 años, es gallega y hace tres meses cogió las maletas y se fue a Australia sin nada más que un visado de turista y algo ahorrado, pero con una idea muy clara en su cabeza: Viajar como wwoofer por Australia. Los wwoofer son viajeros que participan en un acuerdo entre granjas de agricultura orgánica y viajeros. Las granjas ofrecen casa y comida durante una media de dos semanas a cambio de unas cuatro o seis horas de trabajo.

Sonia, además de ordeñar las cabras a las 5 de la mañana, estudia un curso de permacultura. Su sueño es volver a España para empezar un proyecto de crowdfunding para encontrar a gente con la que comprar un terreno y crear un proyecto cooperativo de agricultura sostenible basado en la permacultura, movimiento que nació en Australia.

2013-01-15-cabrita.jpg
Una de las madrugadoras cabras antes de ser ordeñada. Foto: (c) Guiomar Duarte.

La permacultura constituye un sistema proyectado sostenible que integra armónicamente la vivienda y el paisaje, ahorrando materiales y produciendo menos desechos, a la vez que se conservan los recursos naturales (Bill Mollison), vía Wikipedia.

2013-01-14-caprinoentrada.jpg
A la entrada de la granja. Foto: (c) Guiomar Duarte

Por otro lado, Clara, a punto de terminar su doctorado como ingeniera agrónoma, está haciendo una estancia en una universidad extranjera y mientras se saca algo de dinero para ir tirando tras acabarse la financiación de su ayuda de viaje dando clases particulares de español en un banco de un parque público. Aunque en el país en el que vive le sería fácil encontrar un trabajo, la idea que le entusiasma es la de rehabilitar un antiguo local que tiene su abuela en Alcalá de Henares. Allí, abriría una librería-café especializada en temas de agricultura sostenible y además de vender libros se organizarían talleres de formación abiertos al público.

Pedro también se la jugó y emigró sin visado de trabajo y aunque es ingeniero se fue con su inglés prácticamente inexistente y su novia a cumplir un sueño: aprender todo lo que pueda mientras trabaja de lo que sea para abrir un día una tienda-taller de reparación de bicicletas.

Y es que diría que cerca del 80% de la gente de mi generación que encuentro en el extranjero quiere volver algún día a España y poder aportar lo aprendido fuera y su capacidad, demostrada, de buscarse la vida con ingenio en condiciones adversas. Lo que no está ya tan claro es cuándo podremos volver...

Mientras tanto, nuestra querida secretaria general de inmigración y emigración Marina del Corral decía que los jóvenes españoles están emigrando al extranjero por su "espíritu aventurero". Yo le diría que anda muy equivocada. Los verdaderos aventureros son los que no tienen más remedio o que deciden quedarse en España y tienen que buscar un trabajo en nuestro país y los que se atreven a regresar para desarrollar sus proyectos.

Sin embargo, muchos de los que se quedan también tienen un plan. David, por ejemplo, que aunque podría encontrar trabajo en el extranjero con sus cuatro idiomas, experiencia internacional y doble nacionalidad, ha decidido quedarse en Barcelona porque es donde él quiere invertir sus conocimientos y experiencia. El eco-diseño aplicado a los muebles es lo suyo y mientras trabaja en Iconic Barcelona (negocio que se dedica al collaborative trend-setting que supone apostar por jóvenes diseñadores de moda catalanes) dedica su tiempo libre a su proyecto personal: el diseño de muebles de madera maciza basados en principios de eco-diseño. David es amigo de Anna, que harta de ver cómo su talento e inteligencia se desperdicia, ha decidido montar un despacho de psicología con una amiga de la universidad para gente joven que necesite a un psicólogo con quien pueda conectar.

Todas estas pequeñas historias recogen las vidas de algunos de mis amigos y de los españoles que estoy conociendo en el extranjero. Pero seguro que también es la historia de gente que tú conoces. Personas que hartas de ver su vida pasar mientras los políticos sólo se preocupan de sus egos e intereses personales han conseguido inmunizarse contra la crisis y la desesperanza y han decidido buscarse la vida y hacer realidad sus sueños.

Además, resulta curioso que prácticamente todas las iniciativas que he señalado tienen que ver con algún aspecto de sostenibilidad, con lo que además de buscarse la vida mi generación parece tener más conciencia ecológica que la generación que nos precede.

Esta es mi generación, la que está aprendiendo a buscarse la vida.

2013-01-14-caprinoveggies.jpg
En la granja de cabras donde trabaja Sonia todo es orgánico y también se cultivan vegetales. Foto: (c) Guiomar Duarte.

"El futuro pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños". Eleanor Roosevelt.

NOTICIA PATROCINADA