BLOGS
22/04/2013 07:57 CEST | Actualizado 21/06/2013 11:12 CEST

Día de la Tierra

El 22 de abril es el Día de la Tierra, un único día al año dedicado a homenajearla. Desde 1970 ecologistas de todo el mundo realizamos manifestaciones, acciones y fiestas en defensa del entorno, y reclamando medidas para protegerlo. Este año en España, el Día de la Tierra tiene un significado especial porque, si nunca fue políticamente prirotario, nunca tampoco había caído tan abajo como ahora. Por eso hoy vamos a reivindicar que se paraliza la "contrareforma ambiental" a la que el Gobierno nos está sometiendo.

Las leyes de protección de nuestro entorno, que con tanto esfuerzo se han ido consiguiendo en España en los últimos 40 años, están en fase acelerada de desmantelamiento. Como en otros aspectos, la crisis económica se está utilizando para eliminar lo que se consideran obstáculos legislativos para la actividad económica.

La Ley de Costas de 1988 ha sido modificada para privatizar de facto numerosos espacios públicos. Tras su paso por el Congreso y el Senado, la nueva Ley de Costas ha convertido en un queso gruyere, tan lleno de agujeros que ya nadie reconoce el texto inicial, lo que antaño fue una de las herramientas legislativas proteccionistas más relevantes en España. El indisimulado afán por la vuelta al ladrillo ha derrumbado la Ley de Costas.

Otro de los elementos clave de la política del PP es la privatización de recursos públicos. En este sentido la Comunidad de Castilla-La Mancha propone la privatización de los montes públicos, en una nueva desamortización de tintes neoliberales. En Madrid se privatiza la valiosa y valorada empresa pública de aguas: el canal de Isabel II, y con ella las aguas de la sierra del Guadarrama.

En materia de montes se propone la eliminación del emblemático artículo que prohibía la recalificación de montes quemados, una reciente arma pensada como medida preventiva contra incendios forestales especulativos.

La impunidad es tan grande que se persigue a especies protegidas, como el lobo al sur del Duero, hasta el punto de que una provincia entera (Ávila) propone su exterminio a través de una resolución aprobada en su Diputación provincial con los votos de PP y PSOE.

Ahora se conoce que, con la excusa de simplificar los estudios, se va a proceder también a aligerar el procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental (EIA). La excusa es que los trámites son demasiado largos, la consecuencia será que el trámite será más fácil de superar para contaminadores y destructores del medio ambiente.

Quienes en España nos preocupamos por el medio ambiente y los seres que lo habitan, tenemos mucho por lo que luchar. Es el Día de la Tierra, y se lo debemos.

NOTICIA PATROCINADA