BLOGS
15/04/2013 08:22 CEST | Actualizado 14/06/2013 11:12 CEST

El escándalo de las autopistas

La reducción del gasto público se ha convertido en los últimos años en el mantra que guía todas las medidas económicas del Gobierno del PP. Las consecuencias sociales de esta política están dejando detrás un daño social brutal en España. Pero mientras Bruselas presiona para que se incrementen esos recortes sociales, ahora en materia de pensiones, y se reduzcan todavía más los derechos laborales de los trabajadores, pasan casi desapercibidas algunas acciones políticas del Gobierno con consecuencias económicas importantes, cuya finalidad es más que cuestionable. Entre ellas está el rescate de las autopistas de peaje construidas en las últimas décadas y que se encuentran al borde de la ruina. El Ministerio de Fomento prepara la constitución de una sociedad de capital mayoritariamente público para quedarse con las autopistas y su deuda, cuantificada en más de 3.000 millones de euros.

Durante la época de bonanza económica se construyeron autopistas innecesarias. Su construcción estaba desaconsejada por informes que cuestionaban que hubiera tráfico que la justificara, pero se hicieron oídos sordos a estos diagnósticos. Haciendo buena la frase de que en nuestro país se construyeron "aeropuertos sin aviones, trenes sin pasajeros y autopistas sin tráfico", nos encontramos con vías como las radiales de Madrid R-3, R-5 y R-4, la autopista Madrid-Toledo, la Ocaña-La Roda o la Cartagena-Vera, todas ellas en concurso de acreedores. Y no son las únicas autopistas en dificultades económicas.

Las políticas de construcción de infraestructuras innecesarias es otro de los grandes errores de nuestro país. Si el aeropuerto de Castellón se ha convertido en el símbolo de los aeródromos innecesarios, estas autopistas son ejemplo de lo que nunca debió hacerse. De un gasto innecesario que ahora nos estrangula. Además del gasto económico, la construcción de estas infraestructuras se hizo muchas veces a costa de un brutal impacto sobre el medio ambiente.

Tal y como denuncia Ecologistas en Acción: "Ninguna de ellas ha llegado a la mitad del tráfico previsto y muchas de ellas están en niveles cercanos a la décima parte de sus previsiones, lo que refleja de forma nítida el tremendo error que supuso su construcción".

Pero llegados a este punto la cuestión es que el Estado no debe asumir deuda de esas autopistas. Nada puede justificar que, en medio de recortes en la sanidad o la educación, se gasten millones de euros en rescatar unas autopistas innecesarias. Ni debemos pagar entre todos este ruinoso negocio ni por supuesto seguir repitiendo los mismos errores.

ESPACIO ECO