España desaparece de la lista de los 10 países que venden la nacionalidad

España desaparece de la lista de los 10 países que venden la nacionalidad

En España es posible a través de la Golden Visa.

Bandera de EspañaGetty Images

El Gobierno español ha decidido dar por terminado el programa de las Golden Visa. El presidente Pedro Sánchez comunicó este lunes 8 de marzo de 2024 que el Ejecutivo tomará las acciones pertinentes para suprimir la concesión de este documento, el cual posibilita obtener residencia en el país mediante una inversión superior a los quinientos mil euros en propiedades inmobiliarias. "Vamos a tomar las medidas necesarias para garantizar que la vivienda sea un derecho y no un mero negocio especulativo", afirmó durante su intervención en Sevilla.

Para aquellos que no han nacido aquí, obtener la nacionalidad española no es un trámite sencillo. Además de haber residido en nuestro país al menos diez años —cinco en el caso de refugiado—, no tener antecedentes penales y tener la documentación en vigor, es necesario aprobar un examen.

Pero, hasta ahora, había una manera más rápida de obtenerla: a través de la Golden Visa de España, que, hasta que sea eliminada, ofrece residencia inmediata, residencia permanente a los cinco años y nacionalidad a los 10. Estos son sus requisitos económicos: inversión mínima de 500.000 euros o inversión de al menos 1 millón de euros en acciones de empresas españolas o depósito de 1 millón de euros en un banco español o compra de 2 millones de euros en bonos del Estado. 

Muchos son los países en los que las exigencias son similares e incluso más complejas, pero también existe la posibilidad de pagarla. Evidentemente, después del anuncio de este lunes 8 de abril de Pedro Sánchez, España acabará desapareciendo de la lista de los países que venden su nacionalidad. Allá van los restantes:

Turquía. Ofrece ciudadanía por inversión para la adquisición de propiedades, el depósito bancario y la inversión en bonos.

Grecia. Su Visa Dorada proporciona un camino atractivo hacia la residencia a través de la inversión inmobiliaria.

Portugal. La Golden Visa puede conseguirse por transferencia de capital de un millón de euros, por inversión de 350.000 euros € en investigación o 250.000 en arte o patrimonio cultural, por la compra de inmuebles con un valor a partir de 500.000 euros o por crear diez puestos de trabajo.

Estados Unidos. A través del programa EB-5 de Estados Unidos, dirigido a inversionistas que deseen obtener una Tarjeta Verde, contribuyendo a la economía estadounidense y creando empleos.

Australia. Su programa de obtención de la nacionalidad permite la concesión a personas que posean al menos 2,25 millos de dólares australianos los dos años anteriores o que inviertan 1,5 millones en empresas australianas.

Nueva Zelanda. Tiene dos opciones principales de visa para obtener la residencia: inversión de 10 millones de dólares neozelandeses durante 3 años o 3 millones de dólares neozelandeses durante 4 años para menores de 65 años, con conocimientos de inglés y tres años de experiencia empresarial.

Reino Unido. La visa de inversionista de nivel 1 del Reino Unido es un camino hacia la residencia y tiene los siguientes requisitos: inversión de 2 millones de libras en bonos gubernamentales, acciones de empresas de Reino Unido o capital de préstamo.

Austria. No tiene un programa oficial de ciudadanía por inversión, pero permite subvenciones basadas en contribuciones a la economía en forma de inversión directa (a partir de 10 millones de euros) o donación (a partir de dos millones de euros en proyectos sociales).

Canadá. Su Programa de Inversores Inmigrantes requiere: experiencia empresarial, mínimo de 1,6 millones de dólares canadienses como patrimonio y una inversión de 800.000 en programas gubernamentales en 5 años.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

Tailandia. En este pais, el 'coste' de la nacionalidad varía dependiendo del tipo que se necesite. Hay Elite Easy Access, para empresarios y viajeros; Elite Family Excursion para familias; y Elite Ultimate Privilege, una visa de 20 años que incluye una amplia gama de privilegios exclusivos.