BLOGS
11/04/2014 07:05 CEST | Actualizado 10/06/2014 11:12 CEST

El reino del sofismo (Bullshitland)

Sería muy saludable que, tal y como se pedía en aquellas acampadas del 15-M, desapareciera el bipartidismo. Este fenómeno que tanto nos desagrada, en el fondo ocurre porque es lo que el Pueblo ha decidido. ¡Mucho cuidado! Tener los mejores argumentos no significa tener razón.

Mi sistema de gobierno favorito es sin duda la democracia. En concreto, la república. Amo y defiendo la libertad y, sobre todo, la paz.

Ahora, pongámonos rigurosos por un momento. La democracia es, efectivamente, algo más que votar cada tantos años; pero votar cada tantos años ya es un avance inconcebible, si aplicamos una perspectiva histórica. Lo llaman democracia y... sí lo es. Mejorable, eso sí.

Por ejemplo, sería muy saludable que, tal y como se pedía en aquellas acampadas del 15-M, desapareciera el bipartidismo. Este fenómeno que tanto nos desagrada, en el fondo ocurre porque es lo que el Pueblo ha decidido. Estarás de acuerdo conmigo: a menos que todas las elecciones estén amañadas, lo que no parece probable, si ganan los que ganan es porque la gente les vota más. Así de simple. Nadie nos obliga. Las opciones son múltiples, y sin embargo acabamos votando a los dos de siempre. Por algo será.

También es verdad que la ley electoral favorece en parte a los grandes, pero esto se hizo por un motivo: evitar el extremo opuesto, el polipartidismo, que tampoco es deseable. Como en muchas cosas de la vida, lo ideal sería el término medio: el oligopartidismo.

¿Por qué el polipartidismo no es deseable? Te preguntarás. Porque si hay demasiadas ideologías diferentes en el Parlamento, se avanza más despacio. Pasa igual en las asambleas horizontales: las ideologías más extremas dificultan el consenso, y bloquean los avances estratégicos por pretender mantener una coherencia más pura, más radical. Siendo ésta una pretensión muy honrosa, el hecho es que ralentiza el crecimiento.

¿Y qué pasa por avanzar más despacio? ¿Por qué tenemos que crecer y crecer indefinidamente? Es más, ¿por qué tenemos que crecer? Te preguntarás ahora. Lamentablemente, es así. La cruda realidad es que vivimos en una insaciable sociedad de mercado, y eso no va a cambiar, a menos que la mayoría de países del mundo decidan de repente pasarse al comunismo, o al asamblearismo o lo que sea, cosa que, estarás conmigo, tampoco parece probable a corto plazo. La decisión unilateral de un Estado de alejarse del capitalismo supondría su inmediato aislamiento, y un país aislado es un país políticamente muerto. Sostener lo contrario es simple demagogia.

Si no creces, los demás crecen. Crecer menos que los demás equivale en la práctica a decrecer. Hay que correr mucho para seguir en el mismo sitio. Es el efecto Reina Roja.

Hablando de Cuba, hay un pequeño dato que nadie suele comentar: en Cuba apenas hay banda ancha; conectarse a Internet diez minutos es casi un milagro. Esto me parece algo terrible: un mundo sin Internet es un mundo sin libertad.

El gobernante sensato busca un dificilísimo equilibrio entre la protección de los derechos sociales y la supervivencia de la nación. En ocasiones, si queremos seguir en el tablero de juego, no queda otra opción que sacrificar parte de los valores de la Izquierda, que son muy loables, hasta salir del agujero. Actuar de otra manera sería pan para hoy y hambre para mañana. ¿O no es verdad?

La realidad debe estar por encima de ideologías y deseos de mundos mejores, y cosas de esas. Jamás debemos renunciar a la utopía, eso está claro. Pero lo primero es lo primero.

...

El sofismo es el lado oscuro del relativismo filosófico. Incluye la enseñanza de la erística o el arte de persuadir y ganar las controversias, principalmente en lo concerniente a ganar los litigios judiciales. ¡Mucho cuidado! Tener los mejores argumentos no significa tener razón. Si estás alerta te darás cuenta de cuándo entras en Bullshitland, y podrás huir a tiempo.

Por ejemplo: llamar gorda a una contertulia en un debate político en TV está totalmente fuera de lugar, pero no es una agresión machista; si hubiera sido un hombre, le habrían insultado igual. -->Bullshitland.

--------

El HuffPost no me paga nada por este blog, pero si te gusta, puedes invertir en él:

1MB2dHuWHLGYFdWnaigrUSQTdooZZyq8Dg

Si no sabes cómo pagar bitcoins, estudia. Si prefieres otra divisa, ponlo en los comentarios. ¡Gracias!

ESPECIAL PUBLICIDAD