BLOGS
16/06/2014 07:19 CEST | Actualizado 15/08/2014 11:12 CEST

11 historias (reales o no) para el Mundial

Si nos atenemos a los testimonios de los que lo vieron jugar, el Trinche Carlovich fue el mejor jugador de la historia de la humanidad y del universo. Puesto en remojo, es una historia de transmisión oral de una leyenda y de cómo la memoria colectiva puede elevar a alguien a la categoría de mito.

La historia del Margatània

Es la fantástica historia real de un equipo que no tiene gol. El lector pensará que qué puede tener de fantástica una historia de un equipo que no tiene gol: pues que es un equipo de niños que, en toda una liga, no han sido capaces de anotar. Es una serie enternecedora de testimonios cargados de inocencia y de bondad. Y también una forma de mostrar que hay un fútbol diferente, alejado del ansia por ganar. "Si no ganamos nos da igual, porque lo pasamos bien", resume uno de los componentes del equipo.

La historia del viejo Casale

El cuento 19 de diciembre de 1971, de Roberto Fontanarrosa, es una de las mejores historias que se han escrito sobre fútbol. Narra la historia de un grupo de amigos que, ante la inminente disputa de un partido entre su equipo del alma, Rosario Central, y su eterno rival, Newell´s, deciden atajar como sea cualquier posibilidad de que la mala suerte afecte al resultado del choque. El personaje de "El Colorado" representa al hincha tarado que todos llevamos dentro.

Las historias para explicar historias a los futboleros

La revista Líbero lanzó una campaña en la que varias parejas solucionaban sus problemas de comunicación haciendo metáforas futbolísticas de sus problemas cotidianos. Se creaba un argumento que sucedía en los límites del terreno de juego y, entonces sí, la comunicación funcionaba.

La historia de Isidro Lángara

Un tipo que, a lo largo de su carrera, se topó con (y enfureció a) Hitler, Franco y Mussolini. El primero ordenó borrar del resumen del partido dos goles que le marcó a Alemania, el segundo le obligó a irse de España y el tercero no sabía qué hacer con él en el Mundial de 1934, que peleaba por amañar para los suyos. Lángara mantiene a día de hoy algún récord goleador de la Liga Española. Fue el primero en marcar tres hat tricks en tres partidos consecutivos y el primero en ser máximo goleador en tres ligas diferentes.

La historia de la maldición del Benfica

A nuevo entrenador, victoria segura, suele decirse en el fútbol. Salvo que el entrenador al que despides tenga la capacidad de lanzarte una maldición y que esta termine cumpliéndose. Cuando el húngaro Béla Guttman fue despedido del club lisboeta, aseguró que el equipo, sin él, no ganaría una copa europea en 100 años. De momento van 52, con 8 finales de por medio, y la cosa sigue en pie. Y eso que, a comienzos de este año, inauguraron una estatua en su honor en su estadio, pero por lo visto el pasado mes de mayo, cuando el Benfica perdió la Europa League con el Sevilla, Guttman es un hombre de palabra.

La historia del Trinche Carlovich

Si nos atenemos a los testimonios de los que lo vieron jugar, el Trinche Carlovich fue, seguramente, el mejor jugador de la historia de la humanidad y del universo. Puesto en remojo, es una historia de transmisión oral de una leyenda y de cómo la memoria colectiva puede elevar a alguien a la categoría de mito.

La historia del árbitro al que hicieron un homenaje

La cuenta Eduardo Galeano en El fútbol a sol y a sombra (Editorial Siglo XXI) y la reproducimos a continuación:

"A finales de los años sesenta, el poeta Jorge Enrique Adoum regresó al Ecuador, después de mucha ausencia. No bien llegó cumplió el ritual obligatorio de la ciudad de Quito: se fue al estadio a ver jugar al equipo de Aucas. Era un partido importante y el estadio estaba repleto.

Antes del comienzo, se hizo un minuto de silencio por la madre del árbitro, muerta en la víspera. Todos se pusieron de pie, todos callaron. Acto seguido, un dirigente pronunció un discurso destacando la actitud del deportista ejemplar que iba a arbitrar el partido, cumpliendo con su deber en las más tristes circunstancias. Al centro de la cancha, cabizbajo, el hombre de negro recibió el cerrado aplauso del público. Adoum pestañeó, se pellizcó un brazo, no podía creer: ¿En qué país estaba? Mucho habían cambiado las cosas. Antes, la gente sólo se ocupaba del árbitro para gritarle hijo de puta.

Y así empezó el partido. A los quince minutos, estalló el estadio. Gol del Aucas. Pero el árbitro anuló el gol. Fuera de juego, y de inmediato la multitud recordó a la difunta autora de sus días: -¡Huérfano de puta!, rugieron las tribunas".

La historia del primer mundial

Cuando se celebra un mundial, el planeta se paraliza, todo es marketing y ruido en torno a la pelota. Pero hubo un tiempo en el que las cosas no eran así. Lo inicios de la mayor cita futbolera del mundo fueron complicados. De hecho, varias selecciones llegaron en barco, cruzando el Atlántico, al Mundial de Uruguay (e incluso el barco hacía paradas por el camino, para ahorrar viajes). Lo cuenta muy bien Sergio Vicente Z. en este post.

La historia de los trofeos del mundial

La copa original tuvo una vida casi de película: "Pasó la Segunda Guerra Mundial en una caja de zapatos debajo de la cama del vicepresidente de la FIFA de entonces, el italiano Ottorino Barassi. En 1966, mientras se exhibía en Londres, fue robada y recuperada en medio de la basura por un perro llamado Pickles. En 1970 pasó a ser propiedad de Brasil tras conquistar su tercer mundial y fue reemplazada por el trofeo de Gazzaniga. Pero, en 1983, un comando irrumpió en la Confederación Brasileña de Fútbol y se la llevó. Se descubrió luego que había sido fundida clandestinamente".

La copa actual tiene la peculiaridad de que la diseñó un señor al que no le gusta el fútbol, pero que sólo se ha atrevido a confesarlo ahora, a sus 93 años. Todo lo contó hace algunos días Marina Artusa desde Italia.

La historia de los no goles

Los no goles son jugadas que no terminaron en gol pero que han pasado a la historia como goles. Por ejemplo: el gol de Míchel en México 86, qué técnicamente fue gol pero el árbitro no lo consideró así. O los más famosos, los de Pelé, que intentó marcar desde el medio del campo (algo novedoso en aquel momento) y logró regatear a un portero sin tocar el balón... ambas genialidades tuvieron el mismo destino: la línea de fondo. Sin embargo, se han convertido en mitos. Mitos que también deberían ser las jugadas que aparecen en este vídeo, porque nos hacen a todos sentirnos un poco más futbolistas (mitos del deporte y de las leyes físicas, porque hay algunas que rompen las reglas del universo):

La historia de La voz de la Argentina

Dentro del libro La Soledad, de Natalio Grueso, hay una historia que se titula La voz de la Argentina que narra el amor que un periodista argentino, Ricardo Kublait, siente por su abuelo, al que va a visitar cada semana al asilo. La historia es un canto a la radio, al amor por unos colores, al fútbol y a las cosas que uno puede llegar a hacer para ver a los suyos felices.