BLOGS
20/02/2019 12:47 CET | Actualizado 20/02/2019 20:54 CET

Arranca la campaña en el Congreso con Malú a lo Carla Bruni

Confirmado, Albert Rivera y Malú son pareja y la cantante entra en la campaña electoral sin haberlo pedido. Pedro Sánchez, Irene Montero, Pablo Casado y el líder de Ciudadanos marcaban sus territorios desde la tribuna en la penúltima sesión de control, pero en las bancadas y los pasillos solo importaba un asunto ¿Es cierta lo portada de Semana que corría por los whatsapp de sus señorías, de que Albert sale con Malú?

En Ciudadanos contestan que esa portada "no estaba prevista como un hito de campaña", pero no desmienten que contar con una Carla Bruni a la española puede ser un activo electoral. Si a Nicolas Sarkozy le funcionó para abrirse a ámbitos en los que no estaba presente, a Rivera ¿por qué no? Sobre todo cuando necesita tanto diferenciarse de los otros dos candidatos de derechas, y pescar lo máximo posible en el mismo bancal que PP y Vox.

Llegábamos a la penúltima sesión de control de la legislatura más corta de la democracia y la realidad es que todo ha quedado en un segundo plano. Ni el libro de Sánchez, que provoca jocosas bromas, ni la ruptura del pacto de las pensiones por Podemos ni la actuación de la fiscalía en el juicio del 'procés', han podido con la nueva pareja de Rivera. Un recordatorio de que sus señorías son tan chismosas como la ciudadanía y están necesitadas de distensión. Y también de que todo cuenta cuando se trata de meter la papeleta, y más en la era de las redes sociales.

Yahoo Vida y Estilo
Portada de la revista 'Semana'.

"Qué buen gusto, aunque se lo ha callado", comentaba un exportavoz del PP que esta misma mañana ha estado tomando un café con Rivera. "Así entra gratis en los programas del corazón", concluye una señoría popular. "¿Cuántos seguidores tiene Malú en redes?, seguro que hoy es Trending Topic", preguntaba una diputada territorial socialista con cierta malicia, insinuando lo bien que le pueden venir los fans a Ciudadanos. Dos millones y medio en Twitter, cerca de dos millones en Instagram y un millón y medio en Facebook. Muchos más seguidores que Rivera.

Más allá de que la relación con Malú sea o no un activo electoral, el asunto del veto al PSOE por parte de Albert Rivera para pactar cualquier acuerdo post-electoral, vuelve a estar sobre la mesa. Sobre todo porque el arco parlamentario entero está convencido de que no tendrá ningún problema entenderse con Sánchez si les da la suma. Por eso existe tal empeño en Ciudadanos en desmentirlo.

En Ciudadanos no desmienten que contar con una Carla Bruni a la española puede ser un activo electoral

"Los ejes de campaña son dos. El primero, centrarnos en aquellos que quieren que no esté Sánchez. Y el segundo, precisar ese cambio en Albert Rivera", nos adelanta el director de campaña de Ciudadanos, José Manuel Villegas. "Nosotros ni ponemos ni quitamos cordones sanitarios. Albert nunca ha dicho esas palabras", dice el diputado de la formación naranja Miguel Gutiérrez, sin querer dar un portazo.

En el PP insisten en que también dijo en su día que no apoyaría a un partido corrupto como el de Rajoy y le faltó tiempo. O como dice el propio Casado, "ya apoyó a Pedro Sánchez". De hecho, una de las armas electorales de los populares es ahondar en la falta de prejuicios de Rivera para cambiar de chaqueta, lo mismo que le ha espetado hoy Sánchez.

"La estrategia de Rivera es arrasar en Cataluña y mantener el liderazgo frente a los independentistas borrando al PP del mapa catalán y dejando a los socialistas en una posición irrelevante. Su segundo objetivo es luchar por Madrid y le ha salido un grano con Villacís, que le viene muy mal en campaña. Y Andalucía, donde ya tiene poder político. Estoy segura de que Albert no tendría problema es ser vicepresidente de Sánchez si le dan los votos", analiza una destacada diputada autonómica.

En el PSOE entienden perfectamente que durante la campaña se centre en vetar a Sánchez en vez de a Vox. Pero tienen claro que "si fuese una realidad que los votos de ambos partidos sumaran 176, habría Gobierno conjunto, porque nadie más se iba a sumar a un Gobierno Sánchez-Rivera", reflexiona un veterano diputado socialista.

Una relación, la de Pedro y Albert, que se puede resumir con este estribillo de Malú:

Te regalo mi amor, te regalo mi vida

A pesar del dolor eres tú quien me inspira

No somos perfectos, solo polos opuestos

Te amo con fuerza, te odio a momentos

Te regalo mi amor, te regalo mi vida

Te regalo el sol siempre que me lo pidas

No somos perfectos solo polos opuestos

Mientras sea junto a ti siempre lo intentaría

¿Y que no daría?

ESPACIO ECO