La coalición salva el primer match ball: Podemos apoya la ley del bienestar animal que excluye a los perros de caza

La coalición salva el primer match ball: Podemos apoya la ley del bienestar animal que excluye a los perros de caza

Los 'morados', ERC, Bildu y la CUP se pliegan a la pretensión de los socialistas y dan su apoyo a la norma, que continuará su tramitación parlamentaria

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione BelarraEFE

Los socios del Gobierno han dado este jueves luz verde en el Congreso a la Ley de Bienestar Animal después de varios días de tensiones por la enmienda del PSOE que excluye de la norma a los perros de caza. El proyecto de ley impulsado por la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, continuará su tramitación parlamentaria al recibir 174 'síes', entre ellos los de ERC, Bildu y la CUP. Además, ha habido 167 votos en contra y las siete abstenciones de JxCAT, Compromis, BNG y Teruel Existe, que han mantenido la incertidumbre hasta el último momento.

Unidas Podemos también ha votado finalmente a favor tras mostrar sus discrepancias con los socialistas por su decisión. Juan López de Uralde confirmó desde el atril del Congreso de los Diputados que los 'morados' cedían a las pretensiones del PSOE "porque son muchos los avances que se contemplan en la misma". "Es una buena ley que va a avanzar en favor de los animales", añadía.

El proyecto de ley fue aprobado en verano en Consejo de Ministros, aunque posteriormente fue enmendado por el grupo socialista para excluir a los perros de caza de su protección. En estos últimos meses, Unidas Podemos ha planteado al grupo socialista diferentes alternativas legales para superar el escollo de los perros de caza, pero ninguna ha sido aceptada por el socio de gobierno. "Lamento que se haya roto en el parlamento el consenso que construimos en el gobierno para proteger los derechos de todos los animales. También los derechos de los perros de caza. Dejarles fuera de esta ley es dejar en la impunidad a quienes cuelgan a los perros de caza a final de temporada porque ya no les sirven o a los que descartan cachorritos enterrándolos en cal viva. Los partidos que se quedan fuera de ese consenso van a tener que reconocer más pronto que tarde que se equivocaron", ha señalado Belarra, un claro dardo al PSOE. 

La ley prohibirá el sacrificio de animales de compañía sin una causa justificada y no se permitirá dejarlos solos de forma permanente en terrazas, en trasteros, en sótanos o en vehículos, así como sin supervisión durante tres días consecutivos. En cuanto a los perros, este periodo de tiempo no podrá superar las 24 horas consecutivas por norma general.

Tampoco se podrá comercializar con perros, gatos y hurones en tiendas de animales, al igual que su exhibición y su exposición al público con fines comerciales, o que participen en espectáculos de feria o circos. 

Además, las personas responsables de perros llevarán a cabo una formación gratuita, y con una validez indefinida, previa a su adquisición; y deberán contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros.

La nueva ley trae consigo una reforma del Código Penal que endurecerá las sanciones por maltrato animal. Incluirá penas de cárcel de hasta 24 meses en el caso de que el animal muera en consecuencia, o de hasta 36 meses, en el caso de que concurra más de una agravante. En lo referente a las multas, las infracciones leves tendrán una sanción de hasta 10.000 euros, mientras que las graves serán de hasta 50.000 euros y las muy graves llegarán hasta los 200.000 euros.

Un respiro para la coalición

El apoyo de Unidas Podemos a la ley del bienestar aninal se produce en un momento de máxima tensión entre PSOE y Unidas Podemos por sus diferencias sobre la ley del sólo sí es sí y la decisión unilateral del PSOE de registrar en el Congreso una iniciativa legislativa para reformar la norma elaborada por el Ministerio de Igualdad, que ha provocado la reducción de penas a más de 400 agresores sexuales. 

También hay divergencias y posiciones muy enfrentadas con la ley de vivienda a cuenta la regulación de los precios de los alquileres; o con la ley mordaza, donde se discute sobre el uso de las pelotas de goma, las sanciones administrativas por desobediencia o las devoluciones en caliente.