BLOGS
07/09/2013 10:00 CEST | Actualizado 06/11/2013 11:12 CET

Olímpicamente nucleares

Tokio y Madrid compiten por unas olimpiadas pero tanto en Japón como en España no pueden negar que tienen respectivamente una catástrofe nuclear y una crisis económica sin resolver. En los dos lugares los responsables mienten olímpicamente sobre ello.

Tokio y Madrid compiten por unas olimpiadas pero tanto en Japón como en España no pueden negar que tienen respectivamente una catástrofe nuclear y una crisis económica, ambas sin resolver. En los dos lugares los responsables mienten olímpicamente sobre ello pero siguen recibiendo ingentes cantidades de dinero público para solucionar el desastre que ellos mismos produjeron.

Dinero. Unas olimpiadas cuestan unos 14.000 millones de dólares; es lo que costaron las de Londres en 2012. El rescate financiero en España es, por el momento de 61.366 millones de euros, según el Banco de España. La limpieza de la catástrofe nuclear alcanza los 58.000 millones de dólares, a los que se suman los 121 millones que ha anunciado el Gobierno nipón para intentar congelar el suelo alrededor de los reactores dañados en Fukushima. Pero si consideramos el coste total de la catástrofe en Japón, según el Japanese Centre for Economic Research, llegamos a los 250.000 millones de dólares.

Mentiras. Con el fin de conseguir todo este dinero público los responsables no han parado de falsear la verdad. En concreto, los responsables de la industria nuclear lo llevan haciendo durante muchos años diciendo que el negocio nuclear es barato y que progresa. Pero lo cierto es que la industria nuclear está de retirada.

Según el informe World Nuclear Industry Status Report 2013 publicado el pasado 30 de julio, en 2012 la generación mundial de electricidad de origen nuclear se redujo en un 7%, lo que supera la caída récord del 4% de 2011. La participación nuclear en la generación de electricidad en el mundo disminuyó en forma constante desde el máximo histórico de 17% en 1993 hasta el 10% en 2012. Considerando la aportación de la energía nuclear a la producción de energía primaria comercial mundial, esta cayó hasta el 4,5%. En España la generación se ha reducido en un 13,5% desde 1995, según la información publicada por Red Eléctrica.

El parque de reactores nucleares está envejeciendo, el promedio en el mundo es de 28 años. Más de 190 unidades, el 45% del total, han operado durante 30 años; 44 unidades tienen 40 años o más. El parque nuclear español es el tercero más antiguo de Europa, según la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

Los nuevos proyectos tienen retrasos. Oficialmente hay 66 nuevos reactores en construcción, la mayoría se encuentra en sólo tres países, China, India y Rusia. 13 de ellos (un 20%) llevan en este estado desde hace más de diez años. De todos ellos, al menos 23 tienen serios retrasos en la construcción y 45 proyectos (un 70%) no tienen fecha para la puesta en marcha. Solo tres nuevos reactores se pusieron en marcha en 2012, mientras que se retiraron seis de forma permanente, sin considerar los 53 reactores japoneses que están fuera de operación y que muchos de ellos probablemente no se reiniciarán nunca.

El coste financiero se ha incrementado desorbitadamente en la última década, de 1.000 a 7.000 dólares por kW instalado. En España no existe ninguna moratoria que impida construir una central nuclear desde hace 16 años, sin embargo la inversión es la barrera a las nuevas construcciones.

Las agencias de calificación consideran arriesgadas las inversiones nucleares. Sin embargo, el abandono de los proyectos nucleares se considera expresamente como "créditos positivos". En los últimos cinco años, de las 15 compañías eléctricas nucleares evaluadas, diez fueron rebajadas por la agencia de calificación Standard & Poors, cuatro se mantuvieron estables y sólo una mejoró su calificación. El valor de las acciones se redujo. El operador nuclear más grande del mundo, la compañía estatal francesa EDF, redujo sus acciones en un 85% en los últimos cinco año. Y el constructor nuclear más grande del mundo, la compañía estatal AREVA también francesa, cayó hasta un 88%.

China, Alemania y Japón, tres de las cuatro economías más grandes del mundo, así como la India, ahora generan más electricidad a partir de fuentes renovables que nuclear. En 2012, China y la India generan más energía eólica que nuclear.

A pesar de todo lo dicho algunos siguen diciendo que la energía nuclear es barata y que es la energía del futuro. Menos mal que por el momento mentir olímpicamente no es deportivo.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'