BLOGS
12/06/2012 12:08 CEST | Actualizado 11/08/2012 11:12 CEST

Bienvenido a la red

El papel ha salvado el tipo con cierta dignidad ante la radio y la TV, pero es improbable que sobreviva a la interactividad de Internet. ¿Qué sentido tiene ya ir al quiosco a comprar papel para conocer lo que pasó ayer?

El nacimiento de un nuevo diario digital es una buena noticia que demuestra que la era digital está aquí y está generando una redefinición radical del funcionamiento de la sociedad, basado fundamentalmente en la capacidad de intercambio directo y en la libre aportación de contenidos y conocimiento.

Y quizás tengan razón aquellos que mantienen que cuando nace un digital los diarios de papel pierden un pliego. El papel ha salvado el tipo con cierta dignidad ante la radio y la TV, pero es improbable que sobreviva a la interactividad de Internet. ¿Qué sentido tiene ya ir al quiosco a comprar papel para conocer lo que pasó ayer?, cuando Internet ofrece la noticia en línea, ahora mismo cuando está sucediendo, con comentarios con participación, con imágenes, con análisis de expertos con editoriales en línea.

Internet no solo ha conseguido que los periódicos lleguen tarde, que las audiencias en televisión se estanquen, al igual que sucede en la radio, y que unos y otros pierdan el poder de silenciar aquello que no interesa. También ha logrado generar un sistema de información global y compartida, en donde la manipulación es cada vez más difícil y en el que el ciudadano cobra un nuevo protagonismo dejando de ser parte de la masa indiferenciada para convertirse en ciudadanos conectados: en internautas.

El nuevo escenario tecnológico hace posible un diálogo entre los ciudadanos entre sí y con los poderes públicos, en el que la figura del intermediario o representante pierde sentido, y eso sucede tanto en el terreno económico como en el político. Por eso creemos que la democracia representativa debe ajustarse a los nuevos tiempos y volverse más participativa, más directa, más informacional, más solidaria y global en consonancia con la sociedad emergente y en permanente construcción.

Por eso me alegro de que haya nacido un nuevo diario digital que incorpore sus experiencias a este primer capitulo de la historia de la humanidad conectada.