La verdad tras la fotografía del aceite de oliva de Alcampo que ha escandalizado en Portugal

La verdad tras la fotografía del aceite de oliva de Alcampo que ha escandalizado en Portugal

Es real, pero tiene explicación. 

Botellas de aceite de oliva en un supermercado.GETTY

Un fotografía tomada en un supermercado de Alcampo en Portugal ha provocado un escándalo en ese país porque da a entender poco menos que el precio del whisky es menor que el del aceite de oliva.

En la imagen se ve cómo una botella de JB cuesta 12,94 euros, mientras que una de aceite de oliva virgen extra se va hasta los 13,49. "Vamos a tener que empezar a cocinar con whisky", se decía junto a las fotos.

Pero, ¿es real o un montaje? El medio de comunicación portugués Polígrafo, especializado en contrastar noticias, ha dado la respuesta: la imagen es cierta y real, pero tiene un contexto que es clave.

Una fuente de Alcampo ha explicado a ese medio que los precios son reales, pero el aceite no es un aceite de oliva al uso, sino "la gama premium de la marca en cuestión (Oliveira da Serra)".

Ese mismo portavoz señaló que "el aceite de oliva estándar de la misma marca tiene un PVP inferior": 8,99 euros. Aunque hasta el 2 de mayo está vigente un precio promocional de 7,49 euros.

Respecto al whisky, Alcampo subraya que el precio de esa botella se debe a que "estaba en promoción temporal" y que "en la propia etiqueta hay una referencia al precio de inicio y de finalización de la promoción". 

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

Aún así, dicen que el "PVP normal" del producto "es el vigente actualmente (17,89 euros)", y el "precio base de este artículo no cambia desde hace muchos años".

MOSTRAR BIOGRAFíA

Rodrigo Carretero es Traffic Editor Manager en 'El HuffPost' y trabaja desde Madrid. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Valladolid y Máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid, ha trabajado en 'El Día de Valladolid', en 'El País' y en las radios musicales del grupo Prisa. Puedes contactar con él en rodrigo.carretero@elhuffpost.es