NOTICIAS
10/06/2012 17:05 CEST | Actualizado 11/06/2012 13:31 CEST

España-Italia: El experimento acaba en empate (1-1) (VÍDEO)

AP

El 'once' sin delanteros que planteó Vicente del Bosque ante Italia no tuvo el efecto esperado y 'La Roja' no dejó su mejor imagen y terminó empatando un partido que se le puso cuesta arriba a falta de media hora para el final con un gol de Di Natale.

El gol reflejaba lo que se veía en el campo, una España que tocaba demasiado y una Italia que controlaba los espacios y no se dejaba sorprender en exceso. La falta del delantero, lejos de incomodar a la defensa italiana, adelantada como nunca, les hizo estar más cómodos. Ni Cesc, ni Silva, ni Iniesta creaban peligro entre la maraña de piernas italianas. Sólo un par de disparos del canario del Manchester City pusieron el 'uy' en la grada.

En el otro lado del campo también caían las ocasiones. Gracias a una gran mano de Casillas, España se marchó a los vestuarios sin haber encajado un gol.

En el segundo período, los de Del Bosque mostraron mejoría con una mayor participación de Xavi e Iniesta, que comenzaron a asociarse en el medio. Precisamente Iniesta tuvo una de las ocasiones más claras del encuentro al cruzar en exceso un balón que se llevó por la izquierda.

Fue la antesala del primer tanto de Italia. Prandelli dio entrada a Di Natale por Balotelli, quien se durmió ante Casillas tras birlarle un balón a Sergio Ramos. El lateral se rehizo y consiguió evitar el gol. No así cuando Di Natale aprovechó una asistencia magnífica de Pirlo entre líneas y batió a casillas con la derecha.

Entonces, Del Bosque comenzó a pensar en desmontar el experimento. Cuando iba a hacerlo, Silva vio el desmarque de Cesc entre líneas y le puso un pase perfecto. El mediapunta del Barcelona envió el esférico a la red de un sólo toque ante la salida de Buffon.

Pero el seleccionador ya tenía claro que quería cambiar lo que no había tenido éxito hasta entonces. Dio entrada a Navas por la derecha por Silva y a Torres por Cesc. Entonces, España abrió la defensa italiana y Torres aprovechó los espacios, que no las ocasiones. El delantero del Chelsea tuvo tres ocasiones para lograr la victoria, pero falló las tres. En la primera, el balón fue demasiado largo y Buffon se adelantó. En la segunda, prefirió enviar el cuero hacia atrás cuando pudo haber tirado. En la tercera, con el portero italiano vendido fuera del área, intentó una vaselina que se perdió sobre la red.

Para poco más dio el cambio de Del Bosque, que llegó demasiado tarde. Al final, los italianos se fueron contentos con el empate y España con la sensación de que, de haberse corregido antes los desajustes, la victoria sería un hecho.