POLÍTICA
28/06/2012 15:13 CEST | Actualizado 28/06/2012 18:44 CEST

Zapatero, abucheado durante un debate con el cardenal Antonio Cañizares (VÍDEO)

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido abucheado a su llegada al Palacio de Congresos de Ávila donde ha participado en un debate con el cardenal Antonio Cañizares sobre el humanismo en el siglo XXI, organizado por la Universidad Católica de Ávila y el diario La Razón.

A la entrada al lugar del encuentro, mientras que Cañizares ha recibido un aplauso, Zapatero ha sido abucheado por gran parte del público. El cardenal Cañizares ha pedido a los asistentes que les dejen hablar a ambos porque, quienes no les respeten, no están en el lugar correcto. "Pido que nos dejen hablar a los dos, quienes no nos dejen hablar a los dos, se han equivocado de lugar", ha indicado, al tiempo que ha remarcado que "el humanismo exige respeto a las personas".

Escucha el abucheo:

Buena parte de la conversación entre ambos ha girado en torno a la coyuntura que vive Europa, cuya unidad es "esencial para el equilibrio de la globalización y para las naciones que la integran", en opinión de Zapatero, que ha pedido que se reafirme la "plena confianza" en la Unión Europea.

El expresidente del Gobierno ha reconocido que los "hijos" de los fundadores de la UE tienen una "tarea ingente" por delante y deben contar con la "confianza y el respaldo" para que Europa siga garantizando "el progreso y la paz" que se fijó como objetivos en su nacimiento.

LA "UNIÓN SOCIAL"

Zapatero ha insistido en que la UE debe buscar un horizonte en el que se corrijan las taras con las que surgió: la falta de unidad política y la ausencia de mecanismos de apoyo para el euro, entre los que ha citado "la unión fiscal y un tesoro común". En una fase posterior, tras superar la crisis, el expresidente ha fijado como "próxima frontera" para Europa la "unión social", basada en un "mínimo estándar para el conjunto de los ciudadanos".

Antonio Cañizares, convencido de que la actual crisis tiene sus raíces en una "pérdida de valores", en el "relativismo" y en el "capitalismo extremo", ha expresado que los fundadores de la UE "no querían una Europa de los mercaderes" sino que la pensaron como respuesta a las guerras mundiales.

"Necesitamos una Europa nueva", ha resumido el cardenal, quien siente que "se necesitan muchos cambios de personas y de valores" porque en la actualidad, "en lugar de unir, está enfrentando a unos países con otros".

En palabras de Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, "parece que hay quienes están empeñados en que Europa y las raíces que la sostienen desaparezcan", aunque se ha mostrado seguro de que "hay futuro para la humanidad".

Para apoyar esta visión positiva del futuro, Zapatero ha recordado en varias ocasiones los logros cosechados por la Unión Europea, entre los que ha citado la "expansión de la democracia", la garantía de paz y el "mayor bienestar económico".

Ambos han coincidido también en que el humanismo es una herramienta válida para afrontar todos estos desafíos que plantea la crisis económica y han unido sus fuerzas para que el diálogo sea el puntal sobre el que se asienten las relaciones entre estados y personas.

"El diálogo verdadero y fiel con el interlocutor no puede hacer más que bien a la sociedad", ha resumido Cañizares, con quien Zapatero ha estado de acuerdo al señalar que "es algo más que sentarse a hablar" y equivale "a la puerta que abre todos los caminos".

DE QUIJOTE A SANCHO PANZA

La complicidad entre ambos se ha evidenciado en más de un pasaje del diálogo, especialmente cuando han citado "El Quijote" para reforzar sus argumentos. "Faltan soñadores y 'quijotes', hay demasiados 'sancho panza', aunque Sancho Panza era muy sabio", ha referido Cañizares sobre la manera de afrontar la crisis, mientras que Zapatero le ha citado un pasaje en el que Don Quijote decía: "La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre".

A pesar de que el inicio del debate ha estado marcado por las interrupciones, en forma de aplausos para Cañizares y de abucheos y murmullos para Zapatero, al término del encuentro el auditorio les ha despedido con aplausos.