INTERNACIONAL
12/09/2012 11:52 CEST | Actualizado 12/09/2012 16:52 CEST

Muere en un atentado Chris Stevens, embajador de Estados Unidos en Libia

El embajador de Estados Unidos en Libia, Chris Stevens —casado, con dos hijos y que previamente había servido en Irak, Holanda y Canadá— murió anoche en el ataque con cohetes que lanzaron varios hombres armados contra el consulado de ese país en Bengasi.

Junto al embajador, que había viajado ayer a Bengasi desde Trípoli, murieron otros tres empleados estadounidenses de la embajada, dos de ellos miembros de la seguridad que intentaron controlar la situación.

"Que nadie se equivoque, haremos justicia con quienes mataron a nuestra gente", ha advertido el presidente de EEUU, Barack Obama, quien ha aclarado que los lazos que unen su país y Líbia no se romperán tras el ataque. De hecho, ha advertido de que trabajará con el Gobierno del país para llevar a los asesinos ante la Justicia.

Según el responsable de la Alta Comisión de Seguridad en Bengazi, Fawzi Wanis, el embajador murió por asfixia, como consecuencia del incendio que estalló en el edificio. Dos de los fallecidos eran marines y perdieron la vida por los disparos de los asaltantes, ha agregado.

El viceministro de Interior para el oriente de Libia, Wanis al Sharf, ha ofrecido más detalles: asegura que el embajador estadounidense y los otros tres norteamericanos murieron en dos ataques diferentes, uno contra el consulado de ese país y otro contra el convoy que trataba de evacuar a las víctimas.

Al Sharf ha acusado a "delincuentes y a simpatizantes del antiguo régimen" del coronel Muamar el Gadafi de estar implicados en el asalto, que comenzó tras una protesta frente a la sede del consulado por un vídeo realizado en EEUU y que supuestamente ofendía a Mahoma.

El vídeo ha sido atribuido a un ciudadano israelí-estadounidense que vive en California, Sam Bacile, al que el Gobierno afgano relaciona con el pastor Terry Jones, promotor de las campañas por la quema del Corán en Florida.

PROTESTA POR UN VÍDEO

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha condenado el ataque y la "violencia sin sentido". "He ordenado a mi administración destinar todos los recursos necesarios a apoyar la seguridad de nuestro personal en Libia e incrementar la seguridad de nuestros puestos diplomáticos en todo el globo", ha señalado en un comunicado.

"Pedimos perdón a Estados Unidos, al pueblo estadounidense y al mundo entero", se ha disculpado el presidente del Congreso Nacional libio (Parlamento), Mohamed Yusef al Magrif.

"Es importante que la nueva Libia continúe avanzando hacia un futuro pacífico, seguro y democrático", ha señalado, por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

Esta madrugada, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, se ha expresado de forma similar: "Condeno en los términos más enérgicos el ataque contra nuestra misión en Bengasi hoy. Mientras trabajamos para resguardar la seguridad de nuestro personal e instalaciones, hemos confirmado que uno de nuestros oficiales del Departamento de Estado resultó muerto", apuntó en un comunicado emitido por el Departamento de Estado.

"Que quede claro: nunca hay justificación alguna para actos de violencia de este tipo. A raíz de los sucesos de hoy, el Gobierno de EEUU trabaja con nuestros países socios en todo el mundo para proteger a nuestro personal, nuestras misiones, y a los ciudadanos estadounidenses en todo el mundo", puntualizó Clinton.

La oficina del presidente afgano, Hamid Karzai, ha emitido un comunicado en el que ha condenado el polémico vídeo por "blasfemo", y asegura que la grabación es una "acción criminal" que ha herido los sentimientos de los 1.500 millones de musulmanes del planeta.

COMUNICADO DE OBAMA

Condeno enérgicamente el atroz ataque a nuestras instalaciones diplomáticas en Bengasi, que ha costado

la vida a cuatro estadounidenses, entre ellos el Embajador, Chris Stevens. En este momento, el pueblo

estadounidense tiene en sus pensamientos y oraciones a las familias de las personas a las que hemos

perdido. Ejemplificaban el compromiso de Estados Unidos con la libertad, la justicia y la colaboración

con naciones y pueblos de todo el mundo, y contrastan marcadamente con los que cruelmente les han

quitado la vida.

He ordenado a mi equipo de gobierno que proporcione todos los recursos necesarios para garantizar la

seguridad de nuestro personal en Libia y para aumentar la seguridad en nuestros puestos diplomáticos en

todo el mundo. Estados Unidos rechaza los esfuerzos por denigrar las creencias religiosas de los demás,

pero todos debemos oponernos de forma inequívoca a la violencia sin sentido que se ha cobrado la vida

de estos servidores públicos.

Desde un punto de vista personal, Chris era un valiente y ejemplar representante de Estados Unidos.

Durante la revolución libia, sirvió desinteresadamente a nuestro país y al pueblo libio en nuestra misión

en Bengasi. Como Embajador en Trípoli, ha apoyado la transición de Libia a la democracia. Su legado

perdurará allí donde los seres humanos traten de alcanzar la libertad y la justicia. Estoy sumamente

agradecido por su servicio a mi Administración y profundamente apenado por esta pérdida.

Los valientes estadounidenses que hemos perdido representan el servicio y los sacrificios extraordinarios

que nuestro personal civil hace cada día en todo el mundo. Unidos a sus familias, redoblemos nuestros

esfuerzos para llevar su trabajo adelante.

NUEVOS TIEMPOS