INTERNACIONAL
17/09/2012 10:17 CEST | Actualizado 16/11/2012 11:12 CET

Investigan la muerte de Shinichi Nishimiya, embajador de Japón en China

AFP

El recién designado embajador de Japón para China, Shinichi Nishimiya, que debía ocupar su puesto en Pekín el próximo octubre, ha fallecido este domingo en un hospital de Tokio después de permanecer tres días ingresado al ser hallado inconsciente en las calles de la capital japonesa, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores nipón, en un contexto de creciente tensión entre Pekín y Tokio.

Aunque aún se desconocen las causas de la muerte, Nishimiya, de 60 años, sufrió un repentino desmayo el jueves en una calle del populoso barrio de Shibuya y, tras ser encontrado por un transeúnte, fue trasladado inconsciente al hospital.

Nishimiya, de 60 años, iba a hacerse cargo oficialmente de la representación japonesa en China a mediados de octubre después de la renuncia de Uichiro Niwa, en medio del repunte de las tensiones entre Pekín y Tokio por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu.

Los médicos estaban tratando de diagnosticar las causas de su pérdida del conocimiento, que algunos medios japonenses achacaron a la tensión que acarreaba la responsabilidad de los lazos diplomáticos con China en un momento como el actual.

De hecho, el recrudecimiento de las protestas por uno y otro lado por segundo día consecutivo se ha saldado con el disparo de gas lacrimógeno y del uso de cañones de agua por parte de la Policía china en la ciudad de Shenzhen, en el sur del país.

Japón ha pedido a China que garantice la seguridad de sus ciudadanos en el gigante asiático después de que varias turbas irrumpieran en diversos establecimientos comerciales nipones y destruyeran el mobiliario.

Pekín ha respondido afirmativamente con un refuerzo de la seguridad en los principales locales comerciales y lugares de interés japonés

China y Japón se disputan la soberanía de unas islas que, en un principio, fueron adquiridas por Tokio este martes a unos empresarios multimillonarios nipones que las habían comprado hace varios años. Pekín, sin embargo, alega que estas islas siempre les han pertenecido por estar en sus dominios marítimos.

El roce diplomático desembocó en numerosas manifestaciones antiniponas en China ayer, donde unas 80.000 personas se reunieron en 57 ciudades del país con proclamas a favor de la soberanía china de las islas, según Kyodo.

Las manifestaciones, aparentemente organizadas a través de internet, se produjeron en ciudades como Pekín, Shanghai, Xian o Suzhou, aunque en Qingdao, en la costa este, los participantes llegaron a asaltar un supermercado de productos japoneses y varios restaurantes.

EL HUFFPOST PARA CORREOS