POLÍTICA
15/11/2012 11:42 CET | Actualizado 15/01/2013 11:12 CET

El Ayuntamiento respalda a la Policía en su informe porque nadie les avisó antes de la tragedia del Madrid Arena

EFE

El Ayuntamiento de Madrid ha hecho público el informe encargado por Ana Botella sobre los sucesos del Madrid Arena en la noche de Halloween, donde murieron 4 chicas por aplastamiento tras una avalancha. El informe exonera al Ayuntamiento de cualquier posibilidad y justifica la actuación policial porque nadie les avisó de que estuviera ocurriendo nada anormal en el recinto.

El texto, de 25 páginas y accesible desde la página web del Ayuntamiento, señala que "la noche del 31 de octubre en ningún momento se comunicó a la Policía Municipal la existencia de incidentes relacionados con el interior del Madrid Arena, ni por parte de la organización ni por asistentes al evento, hasta el momento posterior al trágico suceso".

"De haberse producido alguna comunicación sobre indicios que hubiesen aconsejado la intervención de Policía Municipal en el interior del recinto, ésta hubiera acudido", afirma el documento.

El Ayuntamiento desgrana la actuación de los diferentes servicios durante la celebración del evento y tras los incidentes. En el informe se revela que la policía no recibió aviso de ningún incidente hasta que se produjo la tragedia y que previamente solo hubo cuatro avisos al SAMUR "por intoxicación etílica o traumas de caracter leve".

La Policía Municipal recibió el primer aviso a las 4 de la mañana y se personó en el lugar de los hechos "porque una joven se encuentra tendida en el suelo con graves problemas respiratorios". Mientras se desarrolla esta "intervención" otras dos llamadas avisan de que dos chicas tenían los mismos problemas.

Ante esta situación "se pregunta sobre los incidentes a un vigilante de seguridad, que manifiesta que no tiene conocimiento de ningún incidente".

La jefa del dispositivo de la Policía Municipal, "antes de retirarse para informar al mando de lo ocurrido, observa en el

interior del recinto que el concierto se desarrolla con total normalidad".

En la misma línea el informe destaca que los agentes preguntaron "a las personas que salían del concierto por el desarrollo del mismo, y ni una sola de las personas preguntadas hizo mención a que estuviera ocurriendo nada anormal", por lo que "a las 6:00 horas finalizó el concierto, y el desalojo se produjo con normalidad" retirándose los efectivos a las 7:40 horas.

Las funciones de la Policía eran la regulación y ordenación del tráfico en los aledaños del Madrid Arena, el encauzamiento de los flujos peatonales y evitar la venta ambulante, el consumo de alcohol y otras sustancias y la reventa de entradas.

Informemadrid Arena