INTERNACIONAL
16/11/2012 16:49 CET | Actualizado 16/01/2013 11:12 CET

Las sirenas antiaéreas suenan en Jerusalén por primera vez desde 1991 (FOTOS)

REUTERS

Mientras que Israel continúa bombardeando sin cesar la Franja de Gaza, las sirenas antiaéreas se han oído en Jerusalén por primera vez desde la Guerra del Golfo de 1991.

Los cohetes habrían caído a las afueras de la ciudad y su lanzamiento ha sido reivindicado por Hamás.

Horas antes, la policía israelí había dispersado por la fuerza una manifestación de unos 200 palestinos que se concentraron en Jerusalén este para protestar contra la nueva ofensiva.

Cientos de agentes de la Policía israelí a caballo y a pie cargaron y se enfrentaron con los manifestantes junto a la puerta de Damasco poco después del rezo comunitario que los musulmanes practican los viernes.

La operación Pilar Defensivo puesta en marcha el miércoles por Israel en represalia por el lanzamiento de cohetes desde la franja deja ya al menos 23 muertos palestinos (la mayoría civiles, seis de ellos niños) y tres israelíes.

Lejos de vislumbrarse el fin de la ofensiva israelí, la situación podría endurecerse todavía más para los palestinos. El jefe de Estado Mayor de la Defensa israelí, el teniente general Benny Ganz, ha aprobado movilizar a 16.000 reservistas ante la posibilidad de lanzar una operación militar terrestre.

El jefe de Estado Mayor ha ordenado, además, el despliegue de una nueva batería de misiles para su escudo antiaéreo, ante el aumento de cohetes lanzados desde el territorio palestino por Hamás.

Este viernes se rompía la 'minitregua' de tres horas declarada por Israel durante la visita del primer ministro egipcio a territorio palestino, con nuevos bombardeos en la zona que causaban más víctimas mortales.

RECUERDOS DE LA MASACRE DE 2008

El clima que se respira en Gaza es similar al que había a finales de 2008 y comienzos de 2009, cuando Israel llevó a cabo la operación Plomo Fundido que se saldó con la muerte de alrededor de 1.440 palestinos, centenares de ellos civiles, y 13 israelíes.

El objetivo de la ofensiva en aquel momento, según el Gobierno israelí, era destruir la "infraestructura terrorista" y la capacidad militar de Hamás, como respuesta al lanzamiento de cohetes contra objetivos civiles israelíes por parte de milicianos palestinos desde la Franja de Gaza.

Según el Centro Palestino para los Derechos Humanos, de los 1.434 palestinos fallecidos durante el conflicto 960 eran civiles, 288 de ellos menores de edad. 45.000 palestinos tuvieron que abandonar sus hogares en Gaza en esos días, donde se atacaron 4.000 edificios

25 días después, coincidiendo con la investidura de Obama como presidente de EEUU y tras la mediación de la diplomacia internacional, Israel se retiró de la Franja de Gaza, retornándose al statu quo previo al conflicto y retomando Hamás el poder sobre los territorios.