POLÍTICA
10/12/2012 09:58 CET | Actualizado 08/02/2013 11:12 CET

Detenido Santiago Cervera, diputado del PP, por su presunta implicación en un intento de chantaje

EFE

El diputado del PP Santiago Cervera fue detenido este domingo por su presunta implicación en un intento de chantaje económico al presidente de Caja Navarra (CAN), José Antonio Asiaín, al que se le exigieron 25.000 euros. Cervera quedó en libertad tras prestar declaración y aducir que había sido víctimas de una trampa también a través de un mensaje anónimo.

Según revela este lunes Diario de Navarra, el presidente de la CAN presentó el pasado día 5 una denuncia ante la Guardia Civil tras recibir un correo electrónico anónimo en el que se le conminaba al pago de 25.000 euros si quería evitar que se hiciera publica una información sobre sus actividades profesionales.

El diario señala que "se le acusaba de haber facturado importantes cantidades de la entidad financiera por su trabajo de su despacho de abogado y de las que también se había beneficiado su hijo Diego, que trabaja en el mismo bufete".

El anónimo precisaba la fecha de hacer la entrega de los 25.000 euros, el día 7 de diciembre; cómo, en un sobre cerrado, y dónde, en una ranura de la muralla cercana al Club Natación. La Guardia Civil montó un dispositivo de vigilancia desde ese día, que concluyó con la detención del diputado del PP cuando se disponía a recoger el sobre.

RESPUESTA DE CERVERA

Este lunes por la mañana, el propio Cervera ha dado explicaciones sobre lo ocurrido a través de su blog:

Hace unos días recibí un correo electrónico en el que se me indicaba que podía disponer de cierta documentación sobre asuntos relativos a Caja Navarra, recogiéndola de un determinado lugar de Pamplona. En ese mensaje se me indicaba que se trataba de documentación de relevancia judicial. Respondí al correo diciendo que no me parecía la manera de facilitarme ningún tipo de información, y que si el comunicante quería enviármela podía buscar otros medios para hacerlo. Mi respuesta fue devuelta por el servidor.

Ayer estuve en Pamplona por razones familiares. Tuve curiosidad por saber si la información se había depositado en el lugar que se me indicó, acudí al sitio y en efecto vi que en él había depositado un paquete aparentemente con documentación. Lo tomé, y a continuación aparecieron varios agentes de la Guardia Civil que procedieron a identificarme. Posteriormente fui trasladado ante el Juez de guardia, que escuchó mi versión de los sucedido y decretó un auto de libertad.

Cualquiera que conozca mi trayectoria política en Navarra sabrá que he sido muy crítico con lo sucedido en los últimos años en relación con Caja Navarra, y que este es un asunto que me ha interesado por su gran significancia. Antes del verano escribí un artículo en prensa en el que indicaba que algunas de las cosas sucedidas incluso merecerían la atención de la fiscalía. En fechas recientes, he hecho públicas determinadas críticas sobre asuntos ocurridos hace pocas semanas, en los cuales figuraban como protagonistas algunos de los dirigentes actuales y pasados de la Caja.

Sin duda he cometido una imprudencia, y las consecuencias las pude constatar inmediatamente. El tema tiene vertientes políticas y judiciales. Lamento mucho el perjuicio que estoy causando a mi partido. Como indiqué al Juez y a la Guardia Civil, haré todo lo necesario para aclarar el caso en toda su dimensión. En mi labor pública siempre he tenido un comportamiento íntegro, y creo firmemente que los políticos debemos representar los mejores valores en todas nuestras actuaciones.

Agradezco mucho las muestras de afecto que estoy recibiendo en el día de hoy, en unas circunstancias tan difíciles que nunca imaginé.