POLÍTICA
27/02/2013 09:00 CET | Actualizado 28/04/2013 11:12 CEST

Enfado en el PSOE con Carme Chacón por no votar contra la consulta soberanista

EFE

La decisión de la exministra de Defensa Carme Chacón de no participar en las votaciones de las propuestas de resolución sobre el derecho a decidir ha causado malestar e incluso "cabreo" en las filas del PSOE, donde se contaba con su apoyo a los criterios de la dirección federal o, como mínimo, con la abstención.

Algunos diputados socialistas han expresado su sorpresa por la posición final de Chacón y han explicado que la exministra había generado "falsas expectativas" este mediodía, al anunciar en público y en privado que no iba a apoyar las propuestas de CiU e ICV en el Congreso.

Chacón no había querido precisar si eso significaba un "no" o una abstención, al ser preguntada por la prensa, y se había limitado a insistir en que, por convicciones y por coherencia, no podía apoyar la consulta soberanista, sea legal o no.

Sus palabras han sido interpretadas tanto en el PSOE como en el PSC como una prueba inequívoca de que no había tirado la toalla y de que estaba dispuesta a pelear para ser el cartel electoral del PSOE.

Luego, ha defendido estas mismas ideas en la reunión del grupo socialista, celebrada a puerta cerrada, y su postura ha sido elogiada por alguno de los asistentes, que la han calificado de "valiente", al desmarcarse de las directrices del PSC en un momento tan delicado.

Ahora, estos diputados del PSOE se sienten "decepcionados", "timados" e incluso "traicionados" por Chacón. Un histórico dirigente socialista, quien ha dicho estar "cabreado", ha llegado a acusarla de utilizar al grupo para sus propios intereses.

Con esta decisión de no votar Chacón tampoco se libraría de la sanción que se aplicará a los diputados del PSC porque la no participación en votaciones trascendentales sin causa justificada también está penalizada en el reglamento del Grupo Socialista que ha invocado la 'número dos' del PSOE, Elena valenciano.

EL HUFFPOST PARA IKEA