NOTICIAS
25/04/2013 11:14 CEST | Actualizado 25/06/2013 07:12 CEST

Iker Casillas, tras el 4-1 contra el Borussia: "Hay que morir en el campo"

AFP

El portero del Real Madrid Iker Casillas envió un mensaje de ánimo al madridismo para remontar la eliminatoria de semifinales de Liga de Campeones ante el Borussia Dortmund, cuya vuelta se disputa el próximo martes, y apeló a "morir en el campo" porque este club "no se cansa de las grandes gestas" que sirvieron para construir "la magia" de las noches europeas en el Santiago Bernabéu.

"Las sensaciones de ayer no fueron buenas y un 4-1 en unas semifinales de Champions siempre es doloroso. Hay que morir en el campo porque puede haber una final en Wembley. Tenemos una oportunidad más, estamos dolidos y molestos y deseamos que llegue el martes cuanto antes", indicó Casillas, que comprendió "perfectamente" las palabras de Sergio Ramos tras el partido, en las que criticó la "falta de actitud", empezando por él mismo.

"Estoy de acuerdo con Sergio. El día anterior vimos por la tele un 4-0 y sabíamos que nos podía pasar. Esa actitud de ayer la vamos a cambiar y demostraremos que podemos ganar al Borussia en nuestro campo. Este club no se cansa de hacer grandes gestas", añadió el capitán merengue, que bromeó en la presentación de sus nuevos guantes de Adidas. "Estos son los que me pongo, pero me los pongo sólo para entrenar", dijo entre risas.

Volviendo al Borussia, el mostoleño recordó que ya conoce estas situaciones en la casa blanca. "Tenemos que animarnos entre todos y pensar ya en el martes. Quiero hacer un llamamiento al madridismo para que nos ayude a conseguir el resultado que nos hace falta en el Bernabéu. Queremos que los aficionados se dejen el alma porque el equipo también lo va a hacer", añadió.

"El Borussia hizo un gran partido y fue el justo vencedor, aunque con un marcador elevado para nuestros intereses, pero aún quedan 90 minutos y trataremos de remontarlo. Comprendo a esos madridistas que ayer no cenaron y a los que viajaron hasta tan lejos para no tener recompensa. Tenemos días malos como ayer, pero también buenos, como tantas otras veces en la historia del club", aseveró un Casillas quien siente "una oportunidad perdida cada año que pasa" y no vuelve a jugar una final de Liga de Campeones.