INTERNACIONAL
03/06/2013 14:28 CEST | Actualizado 03/06/2013 14:56 CEST

El juicio al soldado Bradley Manning, en 7 claves

EFE

Héroe para algunos y traidor para otros. El juicio al soldado Bradley Manning, que protagonizó la mayor filtración de documentos secretos del Gobierno de EEUU, arranca este lunes con un consejo de guerra que decidirá si se pasa el resto de su vida entre rejas o podrá volver algún día a caminar en libertad.

¿DE QUÉ SE ACUSA A MANNING?

El soldado estadounidense Bradley Manning, 25 años, se enfrenta a 21 cargos derivados de la filtración de cerca de 700.000 documentos clasificados de los servicios de inteligencia de EEUU a la organización Wikileaks. Manning fue detenido en mayo de 2010 cuando prestaba servicio en Irak, acusado de descargarse documentos secretos, cables diplomáticos y vídeos de combates que remitió a dicha organización, en lo que fue la mayor filtración jamás sufrida por el Gobierno de Estados Unidos.

¿A QUÉ PENA SE ENFRENTA?

El cargo más grave al que se enfrenta es el de "ayuda al enemigo" (Al-Qaeda), por el que podría ser condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Otro es el de haber violado la Ley de Espionaje de 1917, delito por el que también podría pasar el resto de sus días en una cárcel militar. Además se enfrenta a 14 cargos relacionados con las revelaciones de WikiLeaks, y a cinco cargos de violación de las normas informáticas militares.

En caso de ser condenado por los cargos menos graves, se podría enfrentar a una pena de cárcel de 20 años.

En cuanto a la acusación de "ayuda al enemigo", el fiscal deberá probar que Manning "proporcionó información de la inteligencia a sabiendas de que era secreta" a Al-Qaeda. Para el resto de cargo se deberá probar que el soldado filtró información relacionada con la defensa nacional y que tenía razones para creer que una vez comunicada podría ser utilizada "en perjuicio de los Estados Unidos o en beneficio de cualquier nación extranjera".

¿HA ADMITIDO MANNING SER LA FUENTE DE WIKILEAKS?

Sí. Se declaró culpable de haber transmitido la información a WikiLeaks entre el 1 de noviembre de 2009 y el 27 de mayo de 2010, período en el que trabajaba como analista de inteligencia en la base Forward Operating Hammer a las afueras de Bagdad, desde donde tenía acceso a bases de datos de información clasificada del Gobierno estadounidense.

Las filtraciones incluyen 250.000 cables diplomáticos de EE UU a embajadas de todo el mundo. Manning se declarará culpable de 10 de los 21 cargos que le imputa la justicia militar, según dijo uno de sus abogados, David Coombs, en una audiencia el pasado mes de febrero. Estos delitos menores de los que se declaró culpable conllevan una pena máxima de 20 años.

¿CÓMO SERÁ EL JUICIO?

Se iniciará a las 9 de la mañana de este lunes en Fort Made (Maryland), a unos 50 kilómetros al noreste de Washington, después de un año y medio de vistas preparatorias por parte de la juez militar Denise Lind. La defensa de Manning la ejercerán tres letrados liderados por David Coombs.

A petición de Manning, no habrá jurado. Unos 80 periodistas han sido acreditados, mientras que otros 270 han sido rechazados por falta de espacio. Está previsto que el juicio finalice en agosto, con vistas de lunes a viernes durante los próximos tres meses. La excepcional duración de este juicio se explica por el hecho de que la fiscalía ha citado a más de 140 testigos.

El juicio no se celebrará íntegramente a puertas abiertas. La juez ha dictaminado que 24 testigos de la acusación, entre ellos embajadores de Estados Unidos, figuras militares de alto rango y jefes de inteligencia, podrán declarar "parcialmente" en secreto. Manning estará presente, pero no los periodistas o miembros del público. Se da la circunstancia de que, paradójicamente, muchos de las declaraciones a puerta cerrada se refieren a documentos clasificados que ya están a libre disposición del público a través de WikiLeaks.

¿QUÉ EXPLICACIÓN HA DADO MANNING?

Manning, por primera vez desde que fue arrestado en mayo de 2010, expuso el pasado marzo sus motivos de la filtración y trató de tratar de demostrar que sus intenciones no eran dañar a los EE UU. , sino aumentar su prestigio moral. Manning explicó que había querido "iniciar un debate sobre la política exterior de nuestro ejército y, en general" y que el público estadounidense tiene derecho a saber "los verdaderos costos de la guerra".

¿DÓNDE HA PASADO MANNING ESTOS TRES AÑOS?

Tras su arresto en mayo de 2010, pasó nueve meses en prisión preventiva en la base de los Marines en Quantico (Virginia), donde permaneció aislado ante la posibilidad de que cometiera suicidio en una celda de seis metros cuadrados y sin luz natural. Desnudo y sin sus gafas durante la mayor parte del día, según denunció su abogado, David Cooms.

Coombs también dijo en su blog que cada cinco minutos los guardias le pedían a Manning que respondiera una pregunta para evitar que se durmiera. En abril de 2011 fue trasladado a Fort Leavenworth (Kansa), desde donde ha sido trasladado a Fort Meade para ser juzgado.

¿TENDRÁ MANNING LA POSIBILIDAD DE APELAR?

Una de las principales diferencias entre los juicios militares y civiles es que en el contexto militar el derecho de apelar es mucho más limitado. En un caso penal civil, un preso condenado puede apelar hasta la Corte Suprema de EEUU, la sala jurisdiccional más alta de la tierra. No existe tal derecho en los casos militares. En este caso, el condenado puede solicitar una revisión por el Tribunal de Apelaciones de las Fuerzas Armadas (CAAF), pero si se niega el caso no hay una ruta equivalente a la Corte Suprema de EEUU.