POLÍTICA
08/07/2013 23:56 CEST | Actualizado 08/07/2013 23:56 CEST

Bárcenas se entrevista con el abogado del 'número dos' de la trama Gürtel

GTRES

Luis Bárcenas busca abogado tras renunciar su defensa a seguir llevando el caso. El extesorero del PP se ha reunido este lunes en prisión con el abogado Miguel Durán, defensor del número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, para tratar de diversos asuntos de la causa.

A su salida de la cárcel madrileña de Soto del Real, el abogado Durán no ha querido revelar los asuntos que ha tratado con Bárcenas, que ha sido el que ha tomado la iniciativa de mantener este encuentro horas después de conocerse que sus abogados han renunciado a su defensa por "discrepancias profesionales".

Aunque en un principio se barajó la posibilidad de que fuera Miguel Durán quien asumiera su defensa, este letrado ha dicho a su salida de la cárcel que Bárcenas no le ha ofrecido la defensa y que además no podía asumirla porque ya lleva al número dos de la trama.

Durán, que fue presidente de la ONCE y asumió hace unos meses la defensa de Crespo, ha asegurado que mañana se conocerá el abogado que representará al extesorero del PP, del que ha dicho que es un letrado "con una larga carrera judicial" y de "enorme solvencia", si bien no ha querido revelar su nombre.

"Me considero un discípulo de esa persona, que tiene bastante más oficio que yo", ha agregado Durán.

ASUNTOS QUE NO PUEDE REVELAR

El letrado del número dos de la trama ha explicado que Bárcenas le ha comunicado asuntos relativos al caso que no puede revelar porque son cuestiones que afectan a la estrategia de defensa de Crespo y del extesorero del PP.

Durán ha añadido que ha encontrado a Bárcenas "bien pero muy disgustado", porque considera que el auto de prisión incondicional responde "a un deseo de limitar su capacidad de defensa".

En este sentido, ha indicado que comparte la opinión del extesorero sobre el auto del juez Ruz que ha tachado de "excesivo y absolutamente desproporcionado" y ha agregado que espera que sea revocado ya que, en su opinión, no existe riesgo real de fuga.