POLÍTICA
15/07/2013 15:48 CEST | Actualizado 15/07/2013 16:56 CEST

Rajoy afirma que los sms con Bárcenas demuestran que el "Estado de Derecho no se somete a chantaje"

Arrastrado por las circunstancias y sin tener ya excusas, Mariano Rajoy ha hablado y ha respondido sobre la situación creada tras la publicación de sus últimos contactos, vía sms, con el extesorero del PP Luis Bárcenas. Lo ha hecho leyendo sus apuntes para lanzar el mensaje de que el Estado de Derecho "no se somete a chantajes" y rechazar su dimisión.

En una rueda de prensa en La Moncloa tras reunirse con el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, el jefe del Ejecutivo se ha ratificado en las explicaciones que dio cuando se publicaron los 'papeles de Bárcenas', momento en el que negó haber cobrado sobresueldos y que existiera una supuesta financiación ilegal de su partido.

Asimismo, ha afirmado que las instituciones, la administración de justicia, la policía y la administración tributaria han actuado, actúan y seguirán actuando "con absoluta independencia" en relación a este caso.

Rajoy también ha manifestado que un presidente "no puede estar saliendo cada día al paso de insinuaciones, rumores" y de "información interesada" que se publica.

"No tienen ningún sentido pedir eso a un presidente del Gobierno", ha agregado Rajoy, quien no ha pronunciado en ningún momento el nombre de Bárcenas y ha hablado de los "actores de este caso".

Desde que El Mundo publicara uno de los originales de los 'papeles' en los que se apuntaba a que Rajoy cobró dinero 'en B' e hiciera públicos los mensajes de texto entre los dos dirigentes del PP, Rajoy había guardado silencio.

Se ha tenido que pronunciar finalmente sobre el 'caso Bárcenas' en esta rueda de prensa, donde solo ha respondido dos preguntas formuladas por los periodistas de ABC y de la agencia Efe. Algunos informadores han denunciado posteriormente que la pregunta estaba pactada entre este diario y La Moncloa.

SIN EXPLICACIONES

"Lo primero que quiero decir y que quede muy claro es que el Estado de Derecho de no se somete a chantaje". Estas han sido sus primeras palabras. Posteriormente, ha recalcado la colaboración "plena" de su Gobierno en este asunto, a la vez que ha manifestado que "ni se ha producido ni se está produciendo" ningún tipo de "indicación" o "presión" por parte del Ejecutivo.

Rajoy no ha querido dar explicaciones sobre los mensajes con Bárcenas y las nuevas informaciones. Se ha limitado a recordar que ya dio una versión sobre este escándalo ante la cúpula del partido a principios de febrero -momento en el que todavía tenía contacto con el extesorero según los mensajes- y en el debate sobre el estado de la nación.

El presidente se ha equivocado en la propia fecha que compareció ante los suyos por el caso Bárcenas. Ha dicho que fue el 3 de febrero, cuando su discurso fue un día antes.

"Es de puro sentido común", ha aseverado Rajoy, que un presidente no tenga que salir "cada día" a hablar de las informaciones de este tipo.

DEFIENDE LA ESTABILIDAD POLÍTICA DEL GOBIERNO

El presidente del Gobierno ha mandado otro aviso: los dos pilares más importantes de la política española son el programa de reformas y la estabilidad política. En este sentido, ha dicho que no va a consentir "que ninguno de los dos sufra daños".

Por ello, el Gobierno, con el apoyo parlamentario del PP, va a continuar su tarea "sin pausas" y sin "vacilaciones". "España es un país serio y quiero seguir contribuyendo a que esto siga siendo así", ha apostillado.

Sobre la posición de la oposición y de la ruptura de relaciones por parte del PSOE, ha comentado que es su "responsabilidad" si quieren "jugar" con este tema.