POLÍTICA
26/07/2013 14:22 CEST | Actualizado 26/07/2013 16:16 CEST

Bárcenas dice que se pagaron con la caja B trajes y gafas para que a Rajoy se le viera "bien en televisión"

EFE

El extesorero del PP Luis Bárcenas reconoció ante el juez Pablo Ruz durante su declaración en la Audiencia Nacional el pasado día 15 que con la caja B del partido se pagaron trajes, corbatas y gafas para el entonces presidente del PP y actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el objetivo de lograr un cambio de imagen en los medios de comunicación. "Esas gafas no van bien en televisión", advirtieron a Rajoy sus asesores de imagen, según el extesorero.

Según refleja la transcripción literal de la declaración prestada por el también exsenador, a la que ha tenido acceso Europa Press, Bárcenas explicó una anotación de salida en los denominados 'papeles de Bárcenas' en la que pone "Trajes M.R", y que él identifica como "gastos de representación del presidente (...) unos trajes que se hizo el presidente del partido, Mariano Rajoy, que se pagaron desde esa caja" (la caja B).

LEE AQUÍ LA TRANSCRIPCIÓN DE LA DECLARACIÓN DE BÁRCENAS

Preguntado por Ruz por qué dichos gastos, si se definen como de representación, no son pagados con las partidas de la contabilidad oficial, Bárcenas responde que "porque probablemente no hubiese quedado estéticamente muy bien presentar al Tribunal de Cuentas una factura del sastre comprando unos trajes".

Entendían "que si se le estaba exigiendo, por la parte que llevaba los temas de imagen, que tenía que cambiar completamente el vestuario porque las chaquetas le quedaban así, los colores que llevaba de las corbatas -es real lo que estoy contando (precisa Bárcenas en este punto)- no eran los que tenían que ser, pues iba a ser muy gravoso para él que tuviera que pagarlo de su bolsillo cuando era una obligación que le estaba imponiendo el departamento de comunicación del partido".

Habla incluso el extesorero del cambio de gafas del entonces jefe de la oposición. "Llevaba unas gafas. 'No, esas gafas no van bien en televisión'. Entonces se decidió que se le hacía el vestuario, y el vestuario lo pagaba el partido, pero en lugar de pagarlo oficialmente, lo pagamos extraoficialmente, pero yo creo que estaba justificado".

SUELDO "SINE DIE"

Bárcenas afirmó, además, que Rajoy le prometió cuando dejó su cargo como tesorero en 2009 que iba a mantener un despacho en el PP, su secretaria, un coche con conductor y que seguiría cobrando su sueldo "sine die". Aseguró, asimismo, que espera mantener "el cien por cien" de su patrimonio.

"El acuerdo con el presidente, en presencia de Javier Arenas en su despacho, es que yo dejo el despacho que tengo, que me bajo a un despacho en la tercera planta, que sigo teniendo la misma secretaria que tenía, que mantengo el coche con el conductor y que sigo cobrando mi sueldo 'sine die'", afirma en su declaración ante el juez Pablo Ruz el pasado 15 de julio, cuya transcripción literal ha sido notificada a las partes.

A preguntas del abogado de Izquierda Unida, acusación popular en en el caso Bárcenas, el extesorero habla además de los mensajes de texto con Mariano Rajoy publicados por El Mundo, e indica que no los ha visto en el periódico: "Yo es que la prensa no la leo en estos momentos", dice, y añade que "no se encuentra en el lugar donde me encuentro", en referencia a la prisión de Soto del Real.

Reconoce en cambio que se reunió en marzo de 2010 con Rajoy y Arenas en compañía de su mujer, Rosalía Iglesias, y que en ese encuentro solo pidió a Rajoy que la secretaria del PP, María Dolores de Cospedal, "dejara de intoxicar en la prensa" contra él.

"CHICO, CÓGELOS Y SE LOS DAS AL PRESIDENTE"

Además, Bárcenas aseguró que el exsecretario general del PP Javier Arenas le pidió en 2010 que entregara a Mariano Rajoy 4.900 euros que quedaban de remanente tras la liquidación de la caja donde se guardaban las donaciones recibidas por el partido. "Chico, cógelos, los metes en un sobre, y se los dejas al presidente. Él sabrá lo que hacer".

"Y eso fue lo que hice, los metí en un sobre, se los dejé, subí una copia del listado, una fotocopia que él destruyó luego en la destructora de papeles, y le dejé el sobre en el despacho", precisó el extesorero.

AMENAZAS DE UN ABOGADO

Por otro lado, Bárcenas declaró que, tras ingresar el 27 de junio en prisión, recibió la visita de un abogado que le trasladó "el jaleo en que me iba a meter" si declaraba y le recordó lo que le pasó al exbanquero Mario Conde y le advirtió de que su mujer podría ir a la cárcel.

En su declaración del pasado 15 de julio, Bárcenas relató la visita "absolutamente anormal" que recibió nada más ingresar en Soto del Real de un abogado, que no quiso identificar porque solo "hace de conducto" de una información que, según le dio a entender el letrado, procedía "de la dirección del Partido Popular".

Según explicó, para esta visita fue el subdirector de la cárcel a buscarle en persona, cuando lo normal es que sea un funcionario el que te acompañe a los locutorios, y le llevó a una sala para entrevistarse con el letrado.

"Yo creo que, como a los 5 minutos, se dieron cuenta de que estaban metiendo la pata, porque evidentemente esa persona estaba ahí porque alguien desde el Ministerio del Interior había llamado al director de Instituciones Penitenciarias para que se produjese esa reunión", aseguró el extesorero.

Lo que le trasladó, según su relato, era "el jaleo en que me voy a meter, me recuerda lo que pasó con Mario Conde, dónde estuvo él y dónde estuvo Adolfo Suárez, que no fue nunca a ningún sitio, y luego me dijo que pensase en mi mujer que podía acabar entrando en la cárcel".

"ESTÁBAMOS INCUMPLIENDO LA LEY DE PARTIDOS"

Por otro lado, Bárcenas aseguró: "Le cuento la realidad: efectivamente, estábamos incumpliendo la Ley de Partidos Políticos". Añadió que era porque las supuestas donaciones que recibía en B "superaban normalmente la cuantía permitida y las personas que donaban no podían donar porque la ley expresamente lo prohibía".

Bárcenas añade que su predecesor al mando de la tesorería del partido, Álvaro Lapuerta, "dejaba muy claro que la cantidad que se recibía no llevaba aparejada ninguna contraprestación de ningún tipo".

Sin embargo, aclara que cuando uno de los donantes necesitaba que le hiciesen una gestión, se hacía. "Yo he sido testigo en varias ocasiones en las que Álvaro Lapuerjta llamaba a la persona que fuese en la administración pública y le decía: 'Oye, tengo interés en que recibas a esta persona, que es una persona que nos ayuda'', aunque él, como gerente que era entonces, asegura que nunca hizo este tipo de llamadas.