ECONOMÍA
02/08/2013 16:24 CEST | Actualizado 02/10/2013 11:12 CEST

El FMI propone rebajar los sueldos en España un 10%

Cuando el FMI pone por escrito que se requieren "nuevas medidas decisivas para generar crecimiento y empleo", significa que, se mire por donde se mire, lo que se va a leer no son buenas noticias.

Esa frase figura en las últimas previsiones del FMI para España, en la que se calcula que la tasa de desempleo no bajará del 26% hasta 2018 —y tampoco será para tirar cohetes: en esa fecha se quedará en el 25,3%—, unas cifras por debajo de las proyecciones que el Gobierno presentó el pasado abril.

La institución dirigida por Christine Lagarde prevé que España cierre 2013 con una tasa de desempleo del 27,2% (dos décimas más de lo previsto anteriormente), del 27% en 2014 y del 26,9% en 2015.

En 2016 la situación mejorará, si es que puede utilizarse ese adjetivo para una caída de tres décimas en la tasa de paro: se pasará del 26,9% del año anterior al 26,6%. En 2017 se quedará, augura la institución, en el 26%.

LOS DEBERES

Eso son los datos. Las conclusiones no son demasiado optimistas: el paro es "inaceptablemente elevado", es necesario tomar "nuevas medidas decisivas para generar crecimiento y empleo" y la solución pasa por "aumentar la flexibilidad interna, reducir la dualidad del mercado laboral y mejorar las políticas laborales activas".

El FMI insta a España a "reducir enormemente el número de contratos", recuperando la idea defendida por algunos analistas y organismos de establecer "un contrato permanente con costes de despido inicialmente bajos y que aumenten progresivamente con la antigüedad en el trabajo".

Sin ambages, el FMI defiende un pacto social en el que los empresarios se comprometan a aumentos de la contratación a cambio de recortes salariales que podrían ser hasta del 10%, se reduzcan las contribuciones de las empresas a la seguridad social y se incremente el IVA dos años después de los recortes salariales.

En concreto, contempla que una reducción salarial del 10% en dos años, acompañada de una bajada del 1,7% de las cotizaciones a la Seguridad Social, y a la que seguiría al cabo de dos años una subida del IVA, preferiblemente a través de pasar al tipo general algunos productos actualmente con tasa reducida, más que una subida del tipo general, permitiría un fuerte impulso del PIB y de la creación de empleo.

El FMI avisa también de que el sistema español de pensiones es insostenible y, por tanto, se requieren cambios. Y no a mejor. El FMI propone ampliar el periodo de cálculo de las pensiones de 25 años a 30 "o incluso 35 años" y ve “sensato” ligar el incremento de las pensiones a factores estructurales relacionados con la evolución de los ingresos.

POCO CONSUMO

Los datos macroeconómicos analizados por el Fondo tampoco esperan que el crecimiento del PIB pueda ser superior al 1% antes de 2018. Con un crecimiento nulo del 0% el año que viene, de seis décimas en 2016, el 0,9% en 2017 y finalmente del 1,2% en 2018.

"El consumo privado seguirá bajo por los modestos salarios y crecimiento del empleo, así como por la necesidad de reducir el endeudamiento y los históricamente bajos niveles de ahorro", indica el informe.

DÉFICIT

Tampoco las previsiones sobre el cumplimiento del déficit son demasiadas halagüeñas. No bajará del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) hasta 2018, cuando será del 2,3%, con índices del 3,3% en 2017 y del 4,2% en 2016, año en al que se había retrasado el objetivo de bajar del 3%.

"El déficit fiscal está cayendo, pero sigue siendo muy alto. La consolidación debe continuar, pero todo lo gradual y favorable al crecimiento como sea posible", apunta el informe.

La Comisión Europea había recomendado un déficit global del 6,5 % del PIB en 2013, del 5,8 % en 2014, del 4,2 % en 2015 y del 2,8 % en 2016. En su lugar el FMI estima un déficit del 6,7% este año, un 5,9% en 2014 y un 5,1% en 2015.