POLÍTICA
07/11/2013 07:38 CET | Actualizado 07/11/2013 07:57 CET

García-Page: "Tenemos que acabar con el lema del 15-M 'PSOE y PP, la misma mierda es'"

FLICKR PSOE

Emiliano García-Page (Toledo, 1968) se apoya a menudo en símiles para explicarse. El alcalde de Toledo, senador y líder de los socialistas de Castilla-La Mancha cree que el PSOE es una embarazada, en este caso en avanzado estado de gestación de un nuevo líder. "No habrá parto en la Conferencia Política", avanza en relación al cónclave que celebra el partido este fin de semana en Madrid. "Pero después, puede romper aguas en cualquier momento", explica. "De lo contrario, sería perjudicial para el feto", según él.

Es considerado uno de los críticos con la dirección del PSOE que encabeza Alfredo Pérez Rubalcaba. A él le une la ideología, pero no la alergia a tan siquiera hablar de convocar unas elecciones primarias para tener un candidato a las próximas elecciones generales que devuelva la ilusión al electorado de izquierdas. García-Page, concejal en Toledo a los 19 años y portavoz de la Junta de José Bono a los 25, guarda sus propias cartas. Se deja querer, pero sobre todo quiere contar en el futuro del PSOE.

-Uno de los posibles candidatos a las primarias socialistas, Eduardo Madina, ha dicho este miércoles que "cuando uno se cree capaz de todo, es un peligro". ¿Usted cree que es hora de que alguien dé un paso al frente?

Lo peor que podría pasarle al PSOE es que a nadie le importara quiénes son sus dirigentes. Es algo normal. Ante el fiasco del PP, la gente reclama al PSOE que tome cartas en el asunto. Las ideas tienen que tener rostro, por no decir extremidades, cuerpo.

-Sin una nueva cara ¿el PSOE no funcionará?

Le pasa a todos los partidos. Yo fui a unas primarias para la alcaldía de Toledo y creo que no sólo no hay que ponerse de perfil, sino que hay que estar dando permanentemente la cara.

-A Mariano Rajoy, ponerse de perfil al final le ha llevado al Gobierno. "La vida es resistir", dice él por SMS.

Yo creo que en la victoria de Rajoy tuvo más que ver el PSOE, de manera que esta Conferencia tiene que ser en primer lugar autocrítica. La gente tiene que entender que no volveríamos a hacer siempre lo mismo que hemos hecho en el pasado y que tenemos un proyecto contrario al del PP. En esta conferencia tenemos que acabar con el lema del 15-M "PSOE y PP, la misma mierda es".

-.¿Puede estar la cuestión del liderazgo fuera de una cita como la de este fin de semana, que se presenta como un antes o después?

Seamos serios. Cuando Aznar decidió no presentarse a las elecciones, todo el país, el PP y desde luego los medios estuvieron tres años preguntando permanentemente quién iba a sustituirlo. ¿Sólo morbo? No, en realidad es importante. No es lo mismo Felipe González que Zapatero, Rubalcaba que Bono, Madina que Chacón. Cada persona representa una forma de hacer política y de comunicarla, que es un tanto por ciento muy elevado de un proyecto. No creo que el PSOE llegara a 202 diputados sólo por su fuerza ideológica. Tuvo mucho que ver Felipe González. El que no piense así es hipócrita.

-¿Por qué cree que el tiempo de Rubalcaba ha pasado, porque tiene poco futuro o porque tiene mucho pasado?

No creo que haya pasado. Alfredo tiene el derecho a decidir su propio papel. No voy a ser yo el que se lo delimite. Tiene una trayectoria sólida y es de las personas más preparadas que yo conozco en España.

-Pero no va a ganar las elecciones, según usted.

La pregunta que se hacen todos los periodistas es por qué llevamos dos años y medio sin que el secretario general haya anunciado que va a ser candidato. En nuestro partido, el secretario general implícitamente es candidato. Si eso no está despejado hoy será por algo: porque se dejó pendiente.

-Usted dice que se va a presentar a unas primarias, pero no sabe "a cuáles". Usando el mismo razonamiento, no despejando las dudas sobre su propio futuro, las alimenta.

Es una pregunta que le pueden hacer a todos los militantes. Es bueno que en el PSOE haya gente dispuesta a pelear por el liderazgo político, es lo mejor que puede pasar. Pero basta ya de hipocresía. Toda la militancia del PSOE y la inmensa mayoría de los votantes que nos han dejado están esperando un giro de 180 grados. Como no lo va a pegar en las ideas, porque no podemos, ni debemos y además estamos de acuerdo, la gente está esperando talantes diferentes. Yo tengo derecho a dudar cuál es mi posición personal. En eso comparto lo que dice Madina, es lícito pensarse las cosas.

-¿Le ganaría unas elecciones generales a la derecha o a Mariano Rajoy?

Personalmente, creo que en estos momentos hay en el PSOE gente más capaz de dirigir la política nacional que yo. No le tengo miedo de enfrentarme al PP, lo llevo haciendo durante 27 años y además estoy orgulloso. Pero tengo más interés ahora mismo en que el PSOE encuentre el norte y no caiga en tentaciones periféricas, en que recupere la vocación mayoritaria o de centralidad.

CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN POR EL DÉFICIT, "PATÉTICO"

-Si se enfrentase hoy a la decisión, ¿bajaría el sueldo de los funcionarios, congelaría las pensiones, haría la reforma laboral?

Fue un error intentar constatar en la Constitución un principio a las ideas que defendemos desde la izquierda.

-No cree que el tope al endeudamiento que se pactó en agosto de 2011 fuese imprescindible.

A la larga se ha demostrado que fue absolutamente estéril. No creo ni que en Europa se hayan dado cuenta. Resultó un poco patético que estuviésemos dispuestos a ponernos de cualquier manera con tal de que bajara la prima de riesgo. Me pareció una pérdida de soberanía clamorosa.

-¿Y los primeros recortes de Zapatero?

No creo que sea malo bajarle el sueldo a los funcionarios, siempre y cuando esa bajada sea recuperable. Se puede entender que un verano no tengas dinero para pasarte un verano en la playa, pero hay que distinguir entre eso y el discurso del PP de demonizar lo público, decir que los funcionarios son gandules, sobran…

-¿Cuándo va a reivindicar el PSOE la figura de Zapatero?

Yo no tengo el más mínimo inconveniente. Se ha sido tremendamente injusto con un político que en España puede presentar un panel limpio. Zapatero gestionó la crisis con ingenuidad. Seguramente nos hubiera pasado al 99% de los españoles, como le pasó al 90% de los economistas del planeta. No hay que verlo con caridad sino con perspectiva. Muchos habrían hecho lo mismo. Dicho esto, me parece muy lamentable que un partido al que le han costado muchos miles de votos los casos de supuesta corrupción no presuma más de un presidente verdaderamente austero, ese sí.

LO IMPORTANTE ES QUIEN MANDA, NO LA MONARQUÍA

-Tampoco van a hablar este fin de semana de la monarquía, pese a la situación de la institución y el creciente sentimiento republicano.

Soy abogado y la verdad es que me siento cómodo con el constitucionalismo. Lo que creo que de verdad importa es [el principio de] "una persona un voto". ¿Tiene importancia quién está a la cabeza del Estado? Sí la tiene, pero no nos engañemos. En los últimos dos siglos nuestros principales debates han sido la forma de Estado y la descentralización territorial del poder. La Constitución lo abordó de manera muy inteligente. En el ámbito territorial España ha construido un Estado federal llamándolo autonómico. Llevamos 30 años de ensayo federal.

-Si ya estamos en un Estado federal, ¿qué recorrido tiene la reforma de la Constitución que propone el PSOE?

Es una cuestión de madurez del modelo, de mejorarlo y perfeccionarlo. Decir ahora lo que dijimos hace 30 años con otras palabras. No va a haber un cambio sustancial ni cotidiano en la vida de la gente. Lo mismo que no lo va a haber en una monarquía parlamentaria que tiene un metabolismo republicano. A mí lo que me importa es que la gente sepa que cuando va a votar está eligiendo al que manda.

-¿Hasta dónde llega la corrupción en el PP de Castilla La Mancha?

La mayor corrupción en política es la mentira, aunque no esté tipificada. Decirle a los españoles "no voy a cumplir con mi programa electoral pero voy a cumplir con mi deber" es corrupción política, porque el deber es cumplir el programa electoral. Cospedal no ha cumplido ni una sola cosa, miente de manera patológica. Ha hecho muchas cosas a derechas, pero no a derecha. Está desmantelando los servicios públicos y la propia autonomía.

-Me refería a la supuesta comisión por una concesión de un contrato público de basuras.

Cospedal ha reconocido que ha habido 200.000 euros… No pueden estar en el limbo. Creo que hasta la Iglesia lo ha suprimido, así que ahí no pueden estar. Quien no es capaz de explicar qué ha pasado debe asumir responsabilidades. Yo no le concedo ninguna credibilidad a Bárcenas, pero a veces alguien se autoinculpa en un delito.

15-M, DESAHUCIOS, COTO A LA BANCA

-El clima social cada vez está más caldeado, pero se habla ya poco del 15-M. ¿Cree que ha perdido fuerza?

He de decir, y no lo he dicho nunca, que en algún momento estuve presente en sus reuniones. Fue una llamada a la conciencia y a recordar a la gente que la vida está por delante de la economía, un fenómeno de protesta ejemplar. Mucha gente se echó a la calle, también del PSOE, hizo un planteamiento de conciencia, dijo que esto tenía que cambiar y presentó propuestas. Ha sido muy oxigenante aunque me duele mucho que una de las conclusiones es la defensa de lo público. Por ese motivo, me resulta doloroso que a los que hemos construido eso se nos meta en el mismo saco de quienes lo están destruyendo. Algunos decían: "¡hay que acabar con el bipartidismo!". Lo han conseguido, nos hemos quedado con uno solo.

-Propone una reflexión sobre qué es lo público y cómo se gestiona.

El PSOE tiene que revisar las fórmulas de gestión de la socialdemocracia, efectivamente. Tenemos que reinterpretar qué es lo público: ¿lo que hace un funcionario por ser funcionario o lo que más beneficia al ciudadano? El PSOE gobierna en algunos sitios teniendo guarderías públicas y en otro concesionarias.

-¿Ve el movimiento contra los desahucios como una crítica a su propio partido?

El error de fondo del PSOE estuvo en saber desde hace muchos años que [José María] Aznar y [Rodrigo] Rato estaban generando una burbuja inmobiliaria y no haberla reducido o pinchado a tiempo.

-¿Han aprendido la lección?

Creo que esa vacuna sí se la ha colocado la sociedad española. Cuando despertemos de esta pesadilla, va a quedar claro que hay que tener un comportamiento distinto sobre la vivienda, que hay que reflexionar sobre la gestión de los servicios públicos (porque si no lo hacemos bien viene la derecha y se los carga) y por último tenemos que conseguir que al sistema financiero y especulador no le salga esto gratis. En este último punto es donde vamos peor. El ministro de Economía de este país venía de trabajar con Lehman Brothers, uno de los grandes promotores de la catástrofe. Y nadie se rasga las vestiduras. Yo sigo dudando sobre para quién trabaja.

FINANCIACIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

-Una de las críticas que se escuchan es que el PSOE puede ser un partido más social que el PP, pero que jamás llamará al orden a un banquero como Emilio Botín o a personas que tienen muchísimo poder en España.

Le voy a poner ejemplo. Creo que deberíamos proponer un mecanismo sensato de financiación de los partidos políticos. No sería contrario a obligar a que los partidos sólo se financiasen por mecanismos oficiales de crédito, que no compitieran como un privado más. Si lo estamos haciendo con el Instituto de Crédito Oficial y los proveedores… Porque, ¿qué le pasa a un partido que tiene crédito con 14 bancos? Que no es un cliente normal. Los clientes normales de los bancos no hacen leyes.

-Rebelándose contra los bancos quizá no llegue muy lejos en las primarias.

[Ríe] Tratándose de primarias quizás es el mejor discurso. Hay que poner un cordón sanitario entre los políticos y los sistemas financieros, si no es muy difícil regularlos. Nadie regula al que te presta. Eso no es marxista, es de perogrullo.

ESPACIO ECO