POLÍTICA
14/11/2013 20:00 CET | Actualizado 14/01/2014 11:12 CET

El Eurogrupo pondrá fin al rescate a España en enero

REUTERS

El rescate que no iba a ser y que fue llega a su fin. Los ministros de Economía de la eurozona han acordado este jueves poner fin al rescate bancario de 100.000 millones que España pidió en julio de 2012. Según el ministro de Economía, Luis de Guindos, se trata de una "salida limpia", sin ningún tipo de prórroga o ayuda adicional.

"Se ha acordado en el Eurogrupo que cuando el programa expire, a principios de enero, se acaba", ha anunciado Guindos al término de la reunión. "En estos momentos no se prevé ninguna necesidad adicional para los bancos españoles", ha subrayado.

LEE AQUÍ QUÉ SIGNIFICA EL FIN DEL RESCATE A LA BANCA

España se libra así de la tutela de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)-, que visitará Madrid por última vez el 2 de diciembre. No obstante, Bruselas mantendrá una vigilancia especial hasta que se devuelva el 75% del préstamo.

El Gobierno ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 millones ofrecidos por el Eurogrupo para reestructurar los bancos con problemas. El préstamo europeo tiene un tipo de interés del 0,5% y un plazo de devolución de hasta 15 años.

En sus conclusiones preliminares tras la última visita a Madrid en septiembre, la troika destacó que España ha cumplido ya prácticamente todas las condiciones exigidas por la UE a cambio del rescate bancario y que el sector financiero tiende a estabilizarse.

"La situación de liquidez y la estructura de financiación del sector bancario español han continuado mejorando debido al aumento de los depósitos bancarios y a que las entidades de crédito españolas están recuperando el acceso a los mercados de financiación. La situación de solvencia de las entidades españolas ha seguido siendo cómoda", señalaron los inspectores.

No obstante, la troika pidió al Gobierno que mantenga la vigilancia sobre la banca por los riesgos de la situación económica, que amenazan sus perspectivas de rentabilidad. Además, reclamó a España que mantenga el impulso de las reformas y que garantice el cumplimiento de los objetivos de déficit.