POLÍTICA
07/01/2014 16:15 CET | Actualizado 07/01/2014 16:15 CET

El presidente de Castilla y León pide al Gobierno que escuche a los críticos con la reforma del aborto

GTRES

Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, se suma a los miembros del Partido Popular críticos con la reforma de la Ley del Aborto que prepara el Gobierno de Rajoy. "Quizá, como en algunas otras cuestiones, resulte de interés y de oportunidad, esperar a conocer el criterio y la doctrina del Tribunal Constitucional".

Herrera cree que, además de aguardar a esta decisión del Constitucional, el Ejecutivo debería escuchar las opiniones "responsables" y "sensatas", en sus propias palabras, de otros críticos con la reforma del aborto, como los alcaldes de Zamora y Valladolid, también del PP.

Herrera dice compartir con ellos la "preocupación" que tiene "buena parte de la ciudadanía" sobre una cuestión "no fácil y compleja". El presidente de Castilla y León ha criticado al Gobierno de Zapatero por la reforma de la ley del aborto de 2010 que "no estaba anunciada en programa electoral".

Considera que debe volverse al consenso que exigía el Constitucional en 1985 y buscar los "necesarios equilibrios" entre "el derecho a la vida de todo ser, de toda persona, donde se incluye el concebido" y la comprensión y posibilidades del aborto "en situaciones que en ningún caso son fáciles ni de puro capricho". "Lo que introduce un elemento de respeto y especial comprensión y complejidad", ha agregado.

El anteproyecto de la Ley del Aborto de Gallardón recoge sólo dos supuestos: violación y riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre. Es decir, elimina el supuesto de malformación. Además, para poder abortar, la mujer ha de acreditar estos riesgos con dos informes médicos de doctores ajenos a la clínica abortista.

OTRA VOZ CRÍTICA MÁS

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, de formación ginecólogo, aseguró hace un par de semanas que "sería un error obligar a la madre a seguir embarazada hasta el final" en determinados casos de malformaciones. "Hay que precisar el tema de las malformaciones. Yo en mi experiencia he visto muy pocos casos en los que había malformaciones fetales incompatibles con la vida y, en esos casos, parece difícil justificar que el embarazo llegue al final, sería absurdo", explicó.

También la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, se opuso la ley que propone Gallardón porque "lo que no es razonable es que se elimine el aborto cuando haya riesgo de malformación del feto".

También se mostró contrario a este anteproyecto de ley el número dos de las Nuevas Generaciones del PP y presidente de las NNGG de Galicia, Javier Dorado, quien aseguró en su cuenta de Twitter que "la mujer que lleva en su vientre a un feto es la mejor preparada para proteger al no nacido". "Mucho mejor que el Estado", añade.

Eso sí, Dorado pidió sosiego y responsabilidad en el debate parlamentario y criticó a quienes aseguran que, con la nueva ley, sólo los más adinerados podrán abortar viajando al extranjero, algo que tildó de "barbaridad".

Voces críticas que se unen a las del presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper, quien afirmó que no le gustan ciertos aspectos de la ley; y de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que se mostró a favor de una ley de plazos.