NOTICIAS
17/03/2014 14:52 CET | Actualizado 17/03/2014 14:52 CET

Imputados por un presento delito de abandono los padres de la niña secuestrada en Bolivia

El Juzgado de Instrucción 1 de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha imputado a los padres de la niña de 10 años que ha pasado 7 meses secuestrada en Bolivia por un vecino, han informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

El Juzgado atribuye a los padres un presunto delito de abandono de familia, dado que, según argumento, dieron su consentimiento para que el detenido se la llevara de viaje consigo a Bolivia y le firmaron un poder notarial, de acuerdo con lo que afirmaron los Mossos d'Esquadra.

La menor, de nacionalidad marroquí y residente en España desde el año 2008, ha llegado este lunes a Madrid en un vuelo sobre las 6 de la madrugada, en escala hacia Barcelona. La menor ha pasado siete meses en cautiverio en una zona de plantaciones cocaleras en la selva boliviana, obligada a trabajar. Su secuestrador quería casarse con ella.

Los padres habían asegurado que el vecino se ganó su confianza y a finales de agosto de 2013 la niña fue trasladada a Bolivia para pasar unas cortas vacaciones, aunque ni la menor y el hombre regresaron. Los propios padres posteriormente presentaron una denuncia.

MEDIDAS CAUTELARES

El Juzgado ha acordado varias medidas cautelares provisionales de protección de la menor solicitadas por la Fiscalía, entre ellas la prohibición de que la menor salga de España, excepto con autorización judicial previa.

El juez pide a la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia de la Generalitat (Dgaia) que haga un informe urgente sobre la situación de la menor y la conveniencia de que regrese con sus padres.

Mientras esto no se resuelve, la menor deberá estar acogida en un centro de la Dgaia y podrá ser visitada por los padres siempre en un "entorno controlado" si el equipo técnico lo acepta.

Según ha informado a Europa Press la Generalitat, se trata de una medida preventiva que no supone la retirada de la tutela de los padres. También ha prohibido expedir pasaporte a la menor y si tiene, que se le retire -según Mossos tiene un pasaporte marroquí-.

"UN INFIERNO"

En Bolivia, la niña sufrió un auténtico "infierno", en palabras de Álvaro Moreno, jefe del grupo de Secuestros y Extorsiones de la Guardia Civil, ya que el secuestrador la obligó a trabajar en explotaciones cocaleras y a fabricar y vender zumos en mercados locales. Además, al sentir la presión policial, emprendieron caminatas de varios días por la selva para ocultarse en poblados recónditos de muy difícil acceso.

La investigación del entorno del sospechoso permitió descubrir que había estado interno en un centro penitenciario de su país por violación.

También sus vinculaciones con personas residentes en Bolivia, así como que pertenecía a un grupo religioso llamado Asociación Evangélica de la Misión israelita del Nuevo Pacto Universal (AEMINPU).

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA