INTERNACIONAL
01/04/2014 08:23 CEST | Actualizado 01/04/2014 10:28 CEST

Manuel Valls y Anne Hidalgo, dos españoles en la cúspide del poder en Francia

Son dos hijos de inmigrantes españoles que llegaron a un país que no era el suyo en busca de un futuro mejor. Hoy dirigen el Gobierno de Francia y la ciudad más importante: París. Se trata de Manuel Valls, nacido en Barcelona y nuevo primer ministro, y Anne Hidalgo, que vino al mundo en San Fernando (Cádiz) y es la nueva alcaldesa de París.

Los dos hablan perfectamente español (Valls también habla catalán) y no reniegan de sus orígenes sino que los reivindican como un activo. Los dos militan en un Partido Socialista en horas bajas y se han convertido, al menos de momento, en el bastión de la resistencia de una formación en horas bajas y capitaneada desde el Gobierno por un impopular François Hollande.

Pero... ¿Quiénes son Manuel Valls y Anne Hidalgo?

CULÉ Y DEL ALA DURA DEL SOCIALISMO

Nacido en Barcelona, de alma culé y capaz de hablar con fluidez castellano, catalán, francés e italiano. Así es Manuel Valls, hijo del pintor catalán exiliado a Francia Xavier Valls y que pisará la alfombra del Hotel Matignon, residencia oficial del primer ministro de Francia.

Valls nació en Barcelona en agosto de 1962, cuando sus padres estaban de vacaciones en Cataluña, y con sólo 17 años, estando en París, se afilió al Partido Socialista Francés, cuna de una carrera meteórica.

Entre otros cargos ha sido responsable de prensa del gabinete de Lionel Jospin, alcalde de Évry, y candidato a las primarias socialistas que ganó François Hollande, quien le ofreció el ministerio del Interior cuando llegó al Elíseo.

Se le considera un "social liberal", ha renegado de la denominación "socialista" y mantiene una de las posiciones más duras sobre inmigración dentro del progresismo francés, algo que le ha granjeado una fama de Sarkozy de izquierdas, ya que ambos han sido ministros del Interior.

Valls habla con orgullo de sus orígenes catalanes y, en contactos informativos en Barcelona se expresa en catalán, lengua que habla con la misma fluidez que el castellano, y, además, utiliza el italiano porque su madre, Luisangela Galfetti, procede de la zona Suiza en la que se habla este idioma.

El padre del nuevo primer ministro francés, el pintor Xavier Valls, emigró a Francia a finales de los 40 y falleció en 2006, un artista que exploró el cubismo y la abstracción en centenares de retratos, paisajes y naturalezas muertas, algunos de las cuales se expusieron recientemente en el Espai Volart de la Fundació Vila Casas de Barcelona.

Además, un primo del padre del nuevo primer ministro, Manuel Valls i Gorina, compuso la música del himno del FC Barcelona, del que es un gran forofo, aunque tiene el corazón algo dividido, porque es aficionado también del Paris Saint Germain (PSG).

Valls mantiene, desde hace años, una buena relación con el líder del PSC, Pere Navarro, y los que lo conocen en la calle Nicaragua -sede de los socialistas catalanes- lo definen como una hombre serio, perfeccionista, muy correcto en el trato y con una gran vocación de Estado.

Se declara, además, amigo del ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz, con el que ha hecho frente común contra el terrorismo a ambos lados de la frontera, y desde hace años tiene relación con el expresidente de la Generalitat de Cataluña y fundador de Convergència, Jordi Pujol.

Pese a sus vínculos con Cataluña, el político francés siempre ha evitado posicionarse sobre el debate en torno a la consulta de autodeterminación en Cataluña y en alguna ocasión ha opinado que la "diversidad de España debería ser su fuerza y no un problema".

(Sigue leyendo después del vídeo)


"LOS ANDALUCES NO SON ABURRIDOS"

Anne Hidalgo, nueva alcaldesa de París, habla un castellano casi perfecto. Con algo de acento francés, en ocasiones casi se intuyen sus orígenes andaluces. Porque Hidalgo, que será la primera alcaldesa de la capital francesa, nació en San Fernando (Cádiz) en 1959.

"¡Soy andaluza y los andaluces no son aburridos!", reivindicaba hace unos días en una entrevista digital en el diario Le Parisien. “Los que me ven así (aburrida) no me conocen. En política, soy muy seria. Pero en mi vida personal me gusta salir de fiesta, vivir en grupo, estar con mi familia”, aseguraba.

La familia de Hidalgo siempre ha estado unida a Francia. Su abuelo, socialista y republicano español, tuvo que huir durante la Guerra Civil. Luego volvió a España, pero en el regreso su esposa murió y a él le condenaron a cadena perpetua. El padre de Hidalgo se tuvo que criar, por tanto, con sus abuelos.

Pero las huidas a Francia de la familia no habían acabado. En los 60 tuvieron que volver a emigrar, esta vez por problemas económicos, así que la dirigente socialista abandonó España cuando sólo tenía dos años, se crió en Lyon y obtuvo la nacionalidad francesa a los 14 años.

SU AFRANCESADO NOMBRE

Con su familia siempre habló en español, pero con su hermana, que ahora vive en Estados Unidos, se comunicaba en francés. Anne es en realidad Ana, aunque como ella misma reconocía en una entrevista en El País, nunca escogió "afrancesar" su nombre. "Lo hicieron en la escuela. Fuera de casa me llamaban Anne, sin consultarme, y así quedó en Francia. En casa, los amigos, los compañeros, me dicen Ana. Algunos me llaman Anne con todas las letras".

Anne, o Ana, se trasladó a París ("una ciudad mítica"), se doctoró en Derecho y entró a formar parte del socialismo francés en 1994. Sus padres ya habían vuelto a San Fernando (donde ella viaja con frecuencia), pero Hidalgo eligió seguir en Francia, donde ha trabajado como inspectora de trabajo y ha ocupado distintos puestos en la política desde 1997.

En ese año entró a formar parte del equipo de de Martine Aubry, Ministra de Empleo y Solidaridad y luego ha ido encadenando distintos cargos hasta llegar a teniente de alcalde de París y a ser condecorara en 2010 por orden del rey Juan Carlos con la Real Orden de Isabel la Católica.

EL HUFFPOST PARA EVO