POLÍTICA
23/05/2014 08:50 CEST | Actualizado 23/05/2014 08:50 CEST

Se dispara la llegada de inmigrantes a Alemania, con España como sexto país

Las dificultades económicas en buena parte de los países de la UE, principalmente en países del Este y en la periferia de la eurozona, provocaron un aumento del 13% en la llegada de inmigrantes a Alemania, que alcanzó en 2013 su mayor nivel desde 1993, hasta 1,226 millones de personas, de los que el 3,6% tuvieron su origen en España, que repitió como el sexto mayor emisor, según datos de la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Destatis destacó que el fuerte incremento de la inmigración detectado en 2013 se explica particularmente por el aumento de la entrada de extranjeros, que subieron un 15%, hasta 1,108 millones, mientras que el retorno de expatriados se mantuvo constante.

"El incremento de la inmigración en comparación con 2012 continuó procediendo de áreas afectadas por los países del euro en crisis", explicó la oficina estadística.

En concreto, los registros reflejan que un total de 44.119 personas llegaron a Alemania procedentes de España, aunque de esta cifra, únicamente 36.511 eran de nacionalidad española.

ESPAÑA, SEXTO PAÍS

De este modo, España volvió a situarse por segundo año consecutivo como el sexto país que mayor número de inmigrantes aportó a Alemania, por detrás de Polonia (197.009), Rumanía (135.416), Italia (60.651), Bulgaria (59.323) y Hungría (58.993).

Por contra, un total de 20.126 personas procedentes de Alemania abandonaron el país con destino a España. De esta cifra, sólo 5.975 eran de nacionalidad germana.

En este sentido, España aparece como el undécimo receptor mundial de emigrantes procedentes del país germano en 2013, por detrás de Polonia, Rumanía, Bulgaria, Hungría, Turquía, EEUU, Italia, Suiza, Serbia y Austria.

Así, España e Italia registraron un saldo migratorio un 19% superior al de 2012, mientras que entre los países del Este de Europa, el dato aumentó especialmente entre países recientemente incorporados a la UE, como Croacia, que pasó de 1.000 a 13.000 personas, mientras el de Rumanía aumentó un 10%.

En contraste, frente a los fuertes incrementos entre 2009 y 2012, el superávit migratorio de Bulgaria bajó un 13%, mientras el de Grecia disminuyó un 9% y el de Hungría un 7%.

ESPECIAL PUBLICIDAD